Publicado 09/09/2021 11:44CET

Pediatras recomiendan la "anticipación positiva" para combatir el nerviosismo ante la vuelta a las clases

Una profesora acompaña a alumnos de Educación Primaria a un aula del colegio Les Arts
Una profesora acompaña a alumnos de Educación Primaria a un aula del colegio Les Arts - Jorge Gil - Europa Press

VALÈNCIA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Pediatras recomiendan la "anticipación positiva" para combatir los momentos de nerviosismo, agitación o estrés, tanto para padres como para hijos, que puede generar la vuelta a las clases en septiembre, después de más de dos meses de vacaciones, según ha informado el Hospital de Manises (Valencia) en un comunicado.

La pediatra y coordinadora del Centro de Salud de Chiva, Alicia Ventura, resalta la importancia de preparar junto con los niños este momento para "evitar que sea motivo de descontento". "La clave es la positividad y hablarles de las actividades que van a llevar a cabo, los amigos con los que se reencontrarán o los nuevos niños que conocerán", destaca la especialista.

En el caso de los padres, la vuelta a costumbres diarias como acostarse pronto, madrugar o comer a una determinada hora son "detalles que hay que cuidar, ya que marcan el retorno a la cotidianidad de los más pequeños", ha añadido.

Asimismo, apunta que "es recomendable que varios días antes se empiece a volver a las rutinas habituales en los hogares donde haya niños". "Para ellos, esto indica orden, organización y vuelta a la normalidad, lo que les ayuda a que la vuelta sea gradual", ha subrayado.

Una vez preparado el terreno para el día que comienzan las clases, la primera semana es "crucial" para los más pequeños que se incorporan por primera vez a la escuela infantil o para aquellos que llevan pocos años en las aulas. "En este proceso es importante que los padres sean protagonistas a la hora de llevarlos y recogerlos ya que, de esta manera, los niños se sentirán acompañados en el proceso de adaptación", asegura la pediatra.

Ventura detalla que existen "varios momentos claves en que los padres deben ser cuidadosos y estar pendientes para que la adaptación sea correcta. Es el caso del momento de entrada al colegio: "Que el niño sea quien entra por su propio pie le dará una seguridad muy beneficiosa en el proceso".

Por otro lado, a la hora de dejarlo en el aula y despedirse de él la doctora recomienda que los padres "sean rápidos pero que lo hagan de manera alegre y sin mostrar preocupación". Además, a la hora de la recogida es "fundamental" que los padres sean puntuales y recojan al pequeño "con actitud positiva e incidan en las cosas buenas que ha aprendido", concluye.

Contador