Publicado 20/12/2021 10:47CET

Los pediatras rechazan el nuevo plan de Atención Primaria aprobado por Sanidad por "olvidar" a adolescentes y niños

Archivo - Niño y pediatra. Consulta
Archivo - Niño y pediatra. Consulta - RONSTIK/ ISCTOK - Archivo

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Sociedades científicas dedicadas a la Pediatría, a la Medicina de Familia y a la Enfermería Pediátrica rechazan el 'Plan Estratégico de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023', presentado por el Ministerio de Sanidad, por "olvidar" a los niños y adolescentes, al "no incluir propuesta alguna" sobre ellos.

Estas sociedades, que reúnen a más de 30.000 profesionales, entre médicos de familia, pediatras y enfermeras son: la Asociación Española de Pediatría (AEP), Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Asociación Española de Enfermería Pediátrica (AEEP).

"Es indignante para las familias españolas cómo este plan se olvida de citar a la Pediatría y Enfermería pediátrica a la hora de realizar intervenciones concretas, con las que se pretende mejorar y favorecer la incorporación a las plazas, ofreciendo mejores condiciones laborales y estabilidad", critican las citadas sociedades en un comunicado.

Así, añaden que este nuevo plan "parece una mera declaración de intenciones, pues no va acompañado de memoria económica, ni de aumento de inversiones en Atención Primaria (AP)". Además, denuncian que "tampoco se proponen cifras concretas de plantillas, ni se valora el tiempo necesario para desarrollar una adecuada labor asistencial".

"Los gestores no pueden escudarse en que no hay profesionales (médicos de familia, pediatras o enfermeras pediátricas). Desde el mismo Gobierno, en palabras de la vicepresidenta Yolanda Díaz, se reconoce que no faltan trabajadores, sino condiciones adecuadas y atractivas de contratación", zanjan en el documento.

Según estas sociedades, "urgen medidas reales institucionales en el ámbito político, académico y sanitario que proporcionen recursos, empoderen y hagan atractiva la AP para los ciudadanos, y también, para los profesionales".

Tal y como señalan, "el retorno de la inversión en AP es superior a otros niveles asistenciales". Además, aseveran que mantener una AP "robusta", que incluya profesionales específicos para los niños, es "esencial" para la salud de la población a lo largo de la vida.

Así las cosas, recuerdan que los especialistas en Pediatría forman parte de la AP en España desde el RD 137 de Estructuras básicas de Salud, promulgado en 1984. Desde entonces, asisten a los recién nacidos, lactantes, niños y adolescentes y acompañan a las familias españolas supervisando su crianza en los más de 13.000 centros de salud y consultorios del Sistema Nacional de Salud.

"Los especialistas infantiles del primer nivel asistencial promocionan la salud y previenen la enfermedad de los más de 6,3 millones de niños menores de 14 años de nuestro país", remarcan. En este sentido, aseguran que la ausencia de estas especialidades del primer nivel asistencial "generaría inequidad y barreras al acceso a la salud de los niños y adolescentes, más importantes en las familias con menos recursos, aquellas que no pueden costearse acceder a los especialistas en pediatría fuera de la sanidad pública".

A su juicio, "todo ello conllevaría un deterioro en los indicadores de salud de la población infanto-juvenil". "Debemos recordar que los niños tienen derecho a la mejor atención sanitaria disponible, y que la base de la salud en el adulto es la prevención en la infancia", remachan.

Por último, las sociedades y asociaciones profesionales firmantes esperan que los responsables sanitarios estatales y de las comunidades autónomas "rectifiquen" y "eviten que los menores y sus familias pierdan a sus mejores aliados: los pediatras, médicos de familia y enfermeras pediátricas que los acompañan y cuidan en AP", concluyen.