Actualizado 02/10/2020 10:52 CET

El paro cardíaco es común en pacientes críticamente enfermos con Covid-19

Atención hospitalaria a un pacientes afectado con la Covd-19. Coronavirus. Asistencia. Hopital.
Atención hospitalaria a un pacientes afectado con la Covd-19. Coronavirus. Asistencia. Hopital. - MORSA IMAGES/GETTY - Archivo

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El paro cardíaco es común en pacientes críticamente enfermos con COVID-19 y se asocia con una escasa supervivencia, particularmente entre pacientes de 80 años o más, según un estudio publicado por 'The BMJ'.

Estos hallazgos podrían ayudar a orientar las discusiones sobre el cuidado al final de la vida con pacientes críticamente enfermos con COVID-19 y sus familias, dicen los investigadores.

Los informes anecdóticos de malos resultados en pacientes críticamente enfermos con COVID-19 que han tenido un paro cardíaco en el hospital han provocado discusiones sobre la inutilidad de la reanimación cardiopulmonar (RCP) para estos pacientes. Sin embargo, faltan datos para orientar estas discusiones.

Para abordar esta brecha de evidencia, un equipo de investigadores estadounidenses se propuso estimar la incidencia, los factores de riesgo y los resultados asociados con el paro cardíaco intrahospitalario y la RCP en adultos críticamente enfermos con COVID-19.

Sus hallazgos se basan en datos de 5.019 pacientes críticamente enfermos (de 18 años o más) con COVID-19 ingresados en unidades de cuidados intensivos en 68 hospitales en los Estados Unidos.

Los resultados muestran que 701 (14%) de los pacientes tuvieron un paro cardíaco intrahospitalario dentro de los 14 días posteriores al ingreso en la unidad de cuidados intensivos, de los cuales solo 400 (57%) recibieron RCP.

Los pacientes que sufrieron un paro cardíaco intrahospitalario eran mayores (edad promedio 63 vs 60 años), tenían más condiciones de salud subyacentes (comorbilidades) y tenían más probabilidades de ser ingresados en un hospital con menos camas en la unidad de cuidados intensivos.

Es importante destacar que esto sugiere que los recursos hospitalarios, el personal, la experiencia, la tensión u otros factores no capturados en este estudio podrían haber tenido un impacto importante, señalan los investigadores.

Los pacientes que recibieron RCP eran más jóvenes que los que no la recibieron (edad promedio 61 frente a 67 años). Entre los que recibieron RCP, solo el 12% (48 de 400) sobrevivió hasta el alta hospitalaria, y solo el 7% (28 de 400) lo hizo con un estado neurológico normal o levemente deteriorado.

La mayoría de los pacientes que sobrevivieron al alta hospitalaria solo necesitaron un breve ciclo de RCP. La supervivencia también difirió según la edad, con el 21% de los pacientes menores de 45 años que sobreviven en comparación con el 3% de los de 80 años o más.

Los investigadores señalan algunas limitaciones, como no poder evaluar la calidad y puntualidad de la RCP y limitar los datos a los primeros 14 días después de la admisión a la unidad de cuidados intensivos, lo que potencialmente subestima la tasa real de paro cardíaco.

Sin embargo, las fortalezas incluyeron el uso de datos detallados de alta calidad para un gran número de pacientes que fueron seguidos hasta la muerte o el alta.

Como tal, los investigadores dicen que el paro cardíaco es común en pacientes críticamente enfermos con COVID-19 y se asocia con una supervivencia deficiente incluso cuando se proporciona RCP, particularmente en pacientes de 80 años o más.

"Los datos de nuestro estudio podrían ayudar a informar a los pacientes, familiares y médicos en la toma de decisiones complejas sobre los pacientes con COVID-19 que están en riesgo de paro cardíaco o que han experimentado un paro cardíaco", concluyen.

Contador