Actualizado 03/06/2020 19:31:46 +00:00 CET

La pandemia disminuye a la mitad el número de pacientes con infarto que van al hospital

Miembros de una ambulancia del DYA Navarra procede al traslado de un paciente en el Complejo Hospitalario de Navarra durante a Pandemia Covid-19  en Abril 28, 2020 en Pamplona, Navarra, España
Miembros de una ambulancia del DYA Navarra procede al traslado de un paciente en el Complejo Hospitalario de Navarra durante a Pandemia Covid-19 en Abril 28, 2020 en Pamplona, Navarra, España - Eduardo Sanz / Europa Press - Archivo

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El número de pacientes con infarto que buscan atención hospitalaria urgente ha disminuido en más del 50 por ciento durante el brote de COVID-19, según una extensa encuesta mundial de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) a 3.101 profesionales de la salud en 141 países se llevó a cabo a mediados de abril, que se ha publicado en la revista 'European Heart Journal - Quality of Care and Clinical Outcomes (EHJ-QCCO)'.

"Esta es la evidencia más fuerte hasta ahora del daño colateral causado por la pandemia. El miedo a contraer el coronavirus significa que incluso las personas que están en medio de un ataque cardíaco que amenaza su vida tienen demasiado miedo de ir al hospital para recibir un tratamiento que les salve la vida. Ha habido una falta de tranquilidad pública de que se han hecho todos los esfuerzos para proporcionar áreas hospitalarias limpias para los pacientes que no son de COVID-19", explica la presidenta de la ESC, Barbara Casadei.

Sin embargo, la experta advierte de que "el riesgo de morir de un ataque al corazón es mucho mayor que el de morir de COVID-19". "Además, la muerte cardíaca se puede prevenir en gran medida si los pacientes con un ataque cardíaco llegan al hospital a tiempo para recibir tratamiento. Lo que estamos presenciando es una pérdida innecesaria de vidas. Nuestra prioridad debe ser evitar que esto suceda. Debemos continuar salvando las vidas que sabemos cómo salvar", insiste.

En los ataques cardíacos más graves, conocidos como infartos de miocardio con elevación del ST (STEMI), una arteria principal del corazón se bloquea. El tratamiento urgente, ya sea con un stent o con fármacos que disuelven los coágulos, restablece el flujo sanguíneo, salva vidas y previene la discapacidad. El retraso causa un daño irreversible al músculo cardíaco, aumentando sustancialmente el riesgo de insuficiencia cardíaca y muerte.

La gran mayoría de los médicos y enfermeras del hospital que respondieron a la encuesta de la ESC informaron de un descenso en el número de pacientes con estos graves ataques cardíacos que acuden al hospital, en comparación con antes de la crisis de COVID-19. En promedio, hubo una disminución del 50 por ciento. Además, la mayoría de los encuestados dijeron que de los pacientes que sí fueron al hospital, el 48 por ciento llegó más tarde de lo habitual y más allá de la ventana óptima para el tratamiento urgente.

Una encuesta separada de cardiólogos intervencionistas, médicos que insertan stents para abrir arterias bloqueadas, encontró un aumento del 28 por ciento en complicaciones graves de los pacientes con ataques cardíacos durante la pandemia.

En esta encuesta, realizada por la Asociación Europea de Intervenciones Cardiovasculares Percutáneas (AECIP), se encuestó a más de 600 cardiólogos intervencionistas de 84 países durante las dos primeras semanas de abril. Casi la mitad de los encuestados dijeron que el restablecimiento del flujo sanguíneo se había retrasado debido a los temores sobre la COVID-19, una situación que probablemente provocaría una muerte prematura y una discapacidad.

"Los retrasos que estamos viendo en los pacientes con ataques cardíacos que llegan al hospital tienen importantes consecuencias perjudiciales. Los pacientes que no se presentan con prontitud están en una condición mucho peor cuando finalmente llegan al hospital y a menudo llegan demasiado tarde para beneficiarse del tratamiento que podemos proporcionarles para salvar sus vidas. No se demore si tiene síntomas de ataque cardíaco: llame a emergencias. Cada minuto cuenta", advierte el presidente electo de la EAPCI, Dariusz Dudek.

La encuesta del AECI también reveló que el número de otros procedimientos se ha reducido drásticamente durante la pandemia. "Las intervenciones en las válvulas cardíacas y otros procedimientos deben reanudarse tan pronto como la situación local de COVID-19 lo permita. Debemos evitar el sufrimiento y la muerte innecesarios", apunta Dudek.

Para leer más