Publicado 22/12/2021 14:15CET

Por qué los pacientes con patologías hepáticas han de prestar especial atención en Navidad

Archivo - Campaña 'SOS Repira'. Comida y cena de Navidad
Archivo - Campaña 'SOS Repira'. Comida y cena de Navidad - FUNDACIÓN MAPFRE - Archivo

MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las fechas navideñas son sinónimo de reuniones familiares, citas sociales y compromisos que conllevan hábitos poco saludables para el cuerpo en general, pero especialmente para el hígado, como comer en exceso y beber alcohol, según advierte la doctora Elena Gómez Domínguez, del Hospital Universitario 12 de Octubre.

El hígado es un órgano con funciones importantes que influyen directamente en el estado nutricional y fisiológico de las personas. Por este motivo, los pacientes que sufren algún tipo de enfermedad o lesión hepática suelen tener una menor capacidad de almacenamiento de carbohidratos, además de un aumento en el catabolismo de proteínas y grasas. Esta situación, sumada a una baja ingesta y mala absorción de nutrientes, provoca que los índices de malnutrición u obesidad sean elevados.

Además, algunas patologías hepáticas autoinmunes, como la colangitis biliar primaria (CBP), una enfermedad crónica que se caracteriza por la destrucción de los pequeños conductos biliares intrahepáticos, llevan asociados otros síntomas como la fatiga y el prurito (picor), que también se pueden incrementar en estas fechas y a las que hay que prestar especial atención para contrarrestar los efectos.

Actualmente, en diversos hospitales españoles se está llevando a cabo el estudio 'RESPONSE', para determinar si el tratamiento con seladelpar podría mejorar el síntoma del prurito en pacientes que tienen una respuesta inadecuada o son intolerantes al tratamiento actual con UDCA.

Pero más allá del tratamiento que esté recibiendo cada paciente, la doctora Gómez Domínguez recomienda seguir una serie de consejos para que las fiestas "no pasen factura a la salud".

En primer lugar, aconseja controlar la alimentación. "Seguir una dieta sana, variada, compensada y rica en calorías y nutrientes es lo ideal y más en estas fechas navideñas, donde las comilonas siempre están aseguradas", afirma. Asimismo, anima a, dentro de lo posible, optar por las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pasta, arroz y productos integrales y repartir la dieta en cinco o seis tomas al día.

También se aconseja evitar ciertos alimentos, como los que tienen alto contenido de sal (como la comida precocinada y los aperitivos), ya que el sodio contribuye a la hinchazón del tejido y a la acumulación de líquidos en la cavidad abdominal.

Por ello, la experta insta a sazonar los alimentos utilizando hierbas aromáticas, especias y limón. También llama a evitar aquellos alimentos que contengan grasa y carbohidratos (como la manteca de cerdo, de cacao, chocolates, bollería industria, pastelería), algo que favorecerá, entre otras cosas, el edema cutáneo. Además, el pescado y marisco crudos, como las ostras, pueden contener bacterias causantes de infecciones graves en personas con enfermedades crónicas.

En cuanto al alcohol, recuerdan que el hígado procesa el alcohol que se bebe y el estrés añadido puede provocar daño hepático. Por lo general, las personas con colangitis biliar primaria deberían abstenerse de beber alcohol.

Además, el ejercicio regular es beneficioso para aumentar los niveles de energía, mantener los músculos y huesos fuertes, controlar el peso, mejorar el ánimo y la calidad del sueño. Entre comida y comida, es recomendable salir a pasear. La natación, el yoga o los ejercicios de meditación también pueden ayudar a mejorar el cansancio, un síntoma común en las enfermedades hepáticas autoinmunes.

Asimismo, es beneficioso mantener un equilibrio entre descanso y actividad para el manejo de la fatiga. El sueño restablece la energía y permite combatir el cansancio, el abatimiento y el estrés.

En estas fechas, será importante controlar los horarios, para moderar la actividad y planificar los descansos, así como elegir los momentos de reposo. Por este motivo, también se recomienda evitar el alcohol y la cafeína para un adecuado manejo del sueño.

En cuanto a la elección de las prendas de vestir, asegura que es importante porque "el picor es una sensación cutánea presente en los pacientes con CBP que puede manifestarse con diversos grados: desde un leve cosquilleo a una molestia insoportable".

Varía de persona a persona y estimula una intensidad de respuesta que provoca frotamiento, rascado y/o lesiones en la piel. Por ello, el último consejo se centra en tomar medidas preventivas para evitarlo, como elegir ropa holgada para las reuniones con familiares y amigos, preferiblemente de algodón o telas suaves, evitando microfibras y tejidos sintéticos.