Publicado 31/01/2020 13:26:15CET

Los pacientes con enfermedad crónica valoran con un 5,8 sobre 10 la asistencia recibida en 2019

Millán Arroyo, María Gálvez, Carina Escobar y Cristóbal Torres durante la presentación del 'V Barómetro EsCrónicos: Continuidad Asistencial'
Millán Arroyo, María Gálvez, Carina Escobar y Cristóbal Torres durante la presentación del 'V Barómetro EsCrónicos: Continuidad Asistencial' - POP

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las personas con enfermedad crónica valoran con un 5,8 sobre 10 su satisfacción con la atención sanitaria recibida en el último año, según el 'V Barómetro EsCrónicos: Continuidad Asistencial', un resultado "aceptable", pero "mejorable", según Millán Arroyo, investigador del estudio, que apunta a la falta de coordinación entre los profesionales sanitarios como una de las causas de esta percepción.

El estudio, llevado a cabo por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, buscaba, entre otros objetivos, conocer la continuidad asistencial entre los profesionales sanitarios en lo que respecta a estos pacientes, así como observar la coordinación con trabajadores sociales, además de averiguar si existe un responsable de dicha continuidad.

"Observamos que la continuidad asistencial constituía una barrera", ha afirmado la directora de la POP, María Gálvez. Así, según los datos que se desprenden del estudio, el 63 por ciento de los pacientes afirma que el grado de coordinación entre los profesionales sanitarios es regular o malo, un dato que "empeora conforme avanza la enfermedad", ha destacado otro de los investigadores, Cristóbal Torres.

Asimismo, en cuanto a la valoración media de las dimensiones de la continuidad asistencial, el experto ha destacado la valoración positiva de los pacientes en cuanto a su vínculo con AP (3 puntos sobre 4). La dimensión del vínculo paciente-médico especialista, en cambio, es algo más baja (2,7). No obstante, los "ejes peor valorados", como ha señalado Torres, son los aspectos relacionados con la gestión y el tratamiento de la información, con notas por debajo del 2,5.

En este sentido, los pacientes crónicos afirman que se debe mejorar la transferencia de la información clínica entre los niveles del sistema sanitario. "Hemos comprobado que no existe continuidad en la coordinación asistencial, pues el 65 por ciento de las personas afirman que, cuando consultan al médico de AP, necesitan contarle las indicaciones que el especialista les ha dado", ha advertido Torres. Además, el 55 por ciento de ellos afirma que los profesionales que les atienden "no conocen su historial previo".

En lo que respecta a la percepción del profesional sanitario encargado de la coordinación de dicha información, el 43 por ciento de los pacientes afirma que ellos mismos coordinan la información, o bien no lo hace nadie.

Así, según el estudio, casi el 50 por ciento de estas personas preferiría que fuera el médico especialista quien coordinase la información aunque, según su percepción, solo el 16 de los especialistas por ciento lleva a cabo esta tarea. "En este aspecto hemos notado un déficit importante", ha señalado Torres al respecto.

De igual forma, los pacientes también han informado sobre la necesidad de mejorar la coordinación entre niveles asistenciales en la gestión de la enfermedad y el tiempo de espera de las derivaciones. Así, la mayoría de estos pacientes se muestran descontentos con el tiempo de espera que transcurre desde que el médico de AP los deriva al especialista hasta que tiene lugar la visita.

Por otro lado, Torres ha destacado que el uso de los servicios de trabajadores sociales sanitarios y no sanitarios "es realmente escaso entre pacientes con afecciones cronificadas". Concretamente, el 22 por ciento de los pacientes que manifiestan tener un mal estado de salud afirman haber acudido al trabajador social sanitario en 2019.

El problema de la coordinación se extiende, además, a las comunidades autónomas. En este sentido, el 71 por ciento de los pacientes que necesitaron asistencia fuera de su comunidad ha señalado que los profesionales sanitarios no pudieron acceder a su información clínica. Además, el 25 por ciento de los pacientes que necesitaron tratamiento en otra comunidad no pudieron acceder a él.

Esto último lleva al "miedo a desplazarse de los pacientes", según la directora de la POP, algo que deriva en "aislamiento y soledad". Precisamente por eso, Gálvez ha destacado una serie de propuestas para mejorar el sistema.

PROPUESTAS PARA MEJORAR LA COORDINACIÓN

Por un lado, proponen la instauración de una figura de coordinación entre niveles asistenciales que sea referente para el paciente. Asimismo, piden mejorar los sistemas de información que permitan a los profesionales acceder a los datos completos de la persona, independientemente del lugar donde se encuentre.

Por otro lado, la POP demanda la flexibilización del modelo de atención, "que actualmente está fallando en la atención de procesos con múltiples reagudizaciones, donde la demanda no es programable y pasa factura a los servicios de urgencias", según Gálvez.

Asimismo, la directora ha pedido integrar la atención social en el sistema. "Debemos entender la salud como algo holístico, que nos permita tratar a la persona en toda su complejidad y necesidad", ha destacado María Gálvez, por lo que ha añadido que "es necesario conectar la información entre ambos sistemas".

Finalmente, la directora de la POP ha querido destacar la necesidad de asegurar la cohesión territorial. "Necesitamos una mayor cooperación para favorecer la cohesión del sistema de salud entre las diferentes CCAA, pues la dificultad para acceder a un tratamiento fuera de la Comunidad Autónoma de un paciente genera mucha incertidumbre".

Contador

Para leer más