Actualizado 20/05/2013 11:55:58 +00:00 CET

Los pacientes con enfermedad arterial periférica tienen una baja tasa de prescripción y cumplimiento terapéutico

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con enfermedad arterial periférica tienen una baja tasa de prescripción y cumplimiento terapéutico, según ha asegurado el coordinador de la sección de Medicina Vascular de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV), José Ramón March.

En este sentido, el experto ha lamentado que se estén produciendo estos hechos cuando se trata de una enfermedad que está incrementando su incidencia debido al envejecimiento población, a los hábitos de vida y a la creciente prevalencia de otras patologías asociadas como, por ejemplo, la diabetes. De hecho, actualmente afecta al 8 por ciento de la población española de más de 45 años.

En concreto, la enfermedad arterial periférica o isquemia crónica de los miembros inferiores es la manifestación clínica de la arteriosclerosis en las piernas. En este cuadro, el desarrollo de placas de arteriosclerosis (acúmulos de lípidos, calcio y células inflamatorias) en la pared de las arterias provoca una obstrucción de las mismas que, progresivamente, va a restringir el flujo sanguíneo a las extremidades.

Clínicamente puede producir dolor al caminar (claudicación) y, en los casos mas avanzados, dolor en reposo o gangrena distal en las piernas. A juicio de March, un "hándicap importante" es que del total de pacientes con esta enfermedad, sólo entre un 15 por ciento y un 30 por ciento presentarán un cuadro clínico típico, mientras que alrededor del 50 por ciento de ellos estarán asintomáticos, lo que dificulta aún más un diagnóstico precoz.

En este sentido, la presencia de diabetes, así como su deficiente control, es uno de los principales factores asociados al desarrollo de este trastorno. Asimismo, la diabetes es un importante factor de riesgo para las úlceras crónicas en los pies, que pueden ser causa de amputación de extremidades inferiores en pacientes diabéticos.

Y es que, según ha explicado el experto, se estima que en torno al 20 por ciento y al 25 por ciento de los diabéticos padece afectación obstructiva arterial en sus extremidades inferiores, mientras que en pacientes con lesiones en los pies. Este porcentaje se eleva hasta un 50 por ciento según los registros más actualizados.

"Es fundamental mantener un alto índice de sospecha de la infección en los pacientes de pie diabético procediendo de una forma estandarizada a su correcta categorización. Por tanto, es necesario mejorar la implantación de protocolos diagnósticos y terapéuticos de la infección en estos pacientes, como el recientemente liderado por la SEACV, así como garantizar la interrelación entre los distintos niveles sanitarios para un mejor abordaje de esta patología", ha apostillado.

Se trata, por tanto, de implementar las unidades multidisciplinares de pie diabético y, al mismo tiempo, facilitar la relación entre Atención Primaria y especializada, con protocolos conjuntos, facilitando las vías de acceso preferente de estos pacientes a unidades especializadas y mejorando la comunicación y formación de los profesionales de los distintos niveles asistenciales.