Los pacientes en diálisis piden poder viajar en avión con sus dispositivos de tratamiento

Norwegian duplicará las rutas operadas en Argentina a partir de septiembre
NORWEGIAN - Archivo
Publicado 17/05/2019 13:36:47CET

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con enfermedad renal que utilizan diálisis peritoneal ven limitada en muchas ocasiones la posibilidad de viajar en avión con sus dispositivos necesarios, por ello la Federación de Asociaciones de Lucha Contra Enfermedades Renales (ALCER) y el Grupo de Apoyo al Desarrollo de la Diálisis Peritoneal en España (GADDPE) quieren visibilizar esta discriminación reclamando una revisión de los protocolos de las compañías aéreas.

Mantener un estilo de vida activo, realizar el tratamiento diálisis en casa o viajar son algunas de las ventajas que ofrecen las terapias de diálisis domiciliaria a los pacientes de enfermedad renal. Sin embargo, estas condiciones se ven discriminadas en muchas ocasiones a la hora de viajar en avión porque la aerolínea considera que las cicladoras son objetos no aptos para llevar en cabina.

Así, son derivados a la bodega, donde podrían sufrir algún daño. También puede ocurrir que se les pida el pago de un billete extra por el espacio que ocupa este dispositivo. Además del espacio, la batería de litio de estos dispositivos y su peligrosidad son otra de las principales razones que presentan estas compañías.

En este sentido, Daniel Gallego, presidente de ALCER, ha destacado que con estos comportamientos las compañías están vulnerando el derecho de los pacientes a realizar su tratamiento e incumplen el principio de igualdad y no discriminación. De esta forma, piden a las aerolíneas que realicen una revisión de sus protocolos de actuación para que en estos casos no se niegue el acceso al paciente. Así, desde GADDPE se ha enviado una carta a la Asociación de Líneas Aéreas para conocer su punto de vista frente a este problema.

De este modo, Rafael Gutiérrez, paciente en tratamiento de diálisis peritoneal, ha contado su experiencia y ha asegurado que antes de comprar los billetes siempre se asegura de que no existe ningún problema con la compañía. Sin embargo, en su último viaje le negaron el acceso por su cicladora y, tras comprar los billetes, tuvo que perder el vuelo. Así, el afectado decidió ir a juicio, pero el magistrado no le dio la razón explicando que "no quedó demostrado que llamara previamente a la compañía para asegurarse de que podría viajar con su cicladora".

"El transporte de este tipo de cicladoras no debería suponer un problema mayor que el que podría conllevar el transporte de cualquier otro aparato electrónico permitido como equipaje de mano en la cabina del avión. Se trata de un equipo de movilidad que es indispensable para poder disfrutar del derecho a la libertad de circulación y movimiento y las aerolíneas están obligadas por la legislación nacional y comunitaria a permitir su acceso", ha concluido Miguel Ángel Ramiro Avilés, Coordinador de la Clínica Legal de la Universidad de Alcalá (Madrid).

Contador