Actualizado 14/06/2011 16:42 CET

Pacientes en diálisis peritoneal automatizada tienen el triple de posibilidades de trabajar que los de hemodiálisis

LOGROÑO, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes en diálisis peritoneal automatizada nocturna tienen el triple de posibilidades de trabajar que aquellos que están en hemodiálisis. Este sistema permite eliminar las toxinas mientras los pacientes duermen en su casa, con lo que sólo tienen que acudir al hospital cada 1 ó 2 meses. Son datos del 'Estudio de la situación socio-laboral y el costo social del tratamiento de la Enfermedad Renal Crónica' elaborado por la federación nacional 'ALCER'.

En un comunicado, la organización ha recogido la ponencia de su coordinador, Juan Carlos Julián, en el 'XIX Seminario Español de la Asociación Europea de Enfermería de Diálisis y Trasplante/ Asociación Europea de Cuidados Renales'.

Según sus palabras, "la diálisis peritoneal domiciliaria, y especialmente la automatizada, permite al paciente mantener su vida laboral activa, además de mantener su calidad de vida y proporcionarle mayor libertad".

En el estudio se observa que de los pacientes en diálisis que están activos laboralmente, el 63% utilizan la modalidad de peritoneal domiciliaria. Además, el estudio demuestra que casi la mitad de los pacientes en diálisis peritoneal automatizada en edad laboral están trabajando (48 %); frente a sólo el 22% de los que utilizan hemodiálisis o el 39% de los trasplantados.

Esta situación conlleva un mayor impacto social y económico de la hemodiálisis, que provoca más bajas en las contribuciones al sistema de la seguridad social y, por lo tanto, mayores costes en general. Esto, añadido a que el tratamiento con hemodiálisis es un 44% más costoso que la diálisis peritoneal, provoca un aumento de los costes sanitarios y, por lo tanto, actúa en contra de la sostenibilidad del sistema.

En el caso de La Rioja, actualmente hay cerca de 200 pacientes en diálisis, de los que el 13% está en tratamiento con diálisis peritoneal domiciliaria, muy por detrás de otras comunidades como Cantabria (28%), País Vasco (22%), Navarra (18%), Galicia (16%) o Asturias, Extremadura y Madrid (14%).

"El trasplante es la mejor opción de tratamiento, pero sólo el 20% de los pacientes pueden optar a él. De esta forma, el 80% restante e incluso los pacientes que están en lista de espera, se ven obligados a elegir uno de los dos tipos de tratamiento de diálisis disponibles: hemodiálisis y diálisis peritoneal", afirma Juan Carlos Julián. "El estudio señala que los pacientes en diálisis peritoneal automatizada en edad laboral, tienen una probabilidad tres veces mayor de estar ocupados que los que están en hemodiálisis", añade el coordinador de ALCER.

Por ello, ALCER ha reclamado "que se aporte mayor información a los pacientes sobre todos los tratamientos existentes en las consultas" de Enfermedad Renal Crónica, para que el paciente pueda decidir libremente el tratamiento que mejor se adapte a sus necesidades y estilo de vida.

La diálisis peritoneal es un tratamiento sustitutivo renal domiciliario utilizado en pacientes con insuficiencia renal crónica. La eliminación de sustancias tóxicas se realiza a través de la membrana peritoneal y se puede llevar a cabo de forma manual o automatizada, durante la noche, mientras se duerme. El paciente solo acude al hospital para revisión cada uno o dos meses. Esto facilita al enfermo continuar con su vida laboral y personal activa y le proporciona mayor libertad e intimidad en sus tratamientos. Además, es un tipo de tratamiento portátil, lo que permite al paciente desplazarse al lugar que desee.