Un paciente obeso tarda una media de un año en operarse, aunque dependiendo el centro puede llegar a tres años

obeso, obesidad
DIDIER VIDAL/WIKIMEDIA COMMONS
Actualizado 11/11/2011 15:06:11 CET

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las listas de espera para las operaciones para una intervención quirúrgica de cirugía de obesidad superan en general los 12 meses en España, pero en algunos hospitales con gran demanda alcanzan hasta los 3 años, y se estima que en España se realizan entre 5.000 y 6.000 intervenciones de cirugía de la obesidad al año, según ha explicado el coordinador de la Sección de Obesidad Mórbida de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), el doctor Juan Carlos Ruiz de Adana.

"A esto se suma la gran demanda de cirugía bariátrica, tanto por la prevalencia creciente de la obesidad como por los resultados tanto inmediatos como a largo plazo cada vez mejores que ofrece esta cirugía", ha explicado Ruiz de Adana este viernes durante la XVIII Reunión Anual de Cirugía, que se está celebrando esta semana en Pamplona.

Este experto, médico de la Unidad de Cirugía de la Obesidad del Hospital Universitario de Getafe (Madrid), ha incidido que "los pacientes obesos piden más equipos quirúrgicos y programas de seguimiento a largo plazo". Aunque, ha añadido," es fundamental seguir una serie de controles médicos para revisar si existe anemia, los niveles de vitaminas, hierro, calcio, etc".

Por otra parte, se estima que dos de cada tres pacientes operados dejan de acudir a las revisiones tras la intervención debido a que consideran que ya están curados y no necesitan nada más. El problema, explica, es que "un porcentaje importante vuelve a presentar obesidad por no controlar lo que comen y no realizar ejercicio físico".

Ante esta situación, recomienda un selección más precisa de los pacientes susceptibles de ser intervenidos, ya que "tras la intervención, éstos tienen que adoptar hábitos de vida que comprenden controlar la alimentación y realizar más ejercicio físico".

NOVEDADES EN EL TRATAMIENTO DE LA OBESIDAD

El aumento de las intervenciones quirúrgicas para el tratamiento de la obesidad se debe no sólo al incremento de la enfermedad, "sino también a las novedades en las técnicas quirúrgicas, cada vez menos invasivas, que permiten una disminución de las complicaciones postoperatorias y de la mortalidad asociada", explica el coordinador de la Sección de Obesidad de la AEC.

Actualmente, destaca Ruiz de Adana existen un abanico de posibilidades con los que los cirujanos cuentan para el tratamiento de la obesidad. En la actualidad la laparoscopia es la vía de elección en la cirugía de la obesidad, siempre que no haya ninguna contraindicación. Respecto al futuro de este tipo de intervención quirúrgica, "éste pasa por la aplicación de técnicas endoscópicas por boca", explica.

Las nuevas modalidades de técnicas suponen una mejora en los tiempos de recuperación de los pacientes y menores secuelas estéticas. Dentro de estas novedades destaca la realización de técnicas endoscópicas o endoluminales, sin necesidad de acceder a través del abdomen, como es la realización de una plicatura gástrica (reducción de la capacidad del estómago) o la colocación de una prótesis endoluminal, a modo de una larga manga, colocada a través del endoscopio y que se fija en el duodeno.