Actualizado 14/05/2010 14:06:37 CET

ONG españolas piden al Gobierno que exponga en Bruselas la "alarmante situación" de los enfermos de VIH en Rumanía

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

CESIDA, FUNSIDA y RED2002 ha enviado un carta al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, para que durante la Presidencia española de la Unión Europea (UE) exponga en Bruselas la "alarmante situación" que afrontan 7.000 personas con VIH en Rumanía, "cuya vida corre peligro ante la falta de garantía del suministro y acceso al tratamiento antirretroviral en el país comunitario".

Las plataformas españolas se suman así a la denuncia realizada por las ONG rumanas Sens Pozitiv y Aras sobre la situación en su país, donde desde hace más de un mes miles de enfermos no están recibiendo tratamiento adecuado, "un acontecimiento que atenta contra la salud pública y los derechos humanos", afirman las ONG.

Asimismo, recuerda que la evidencia científica indica que "la interrupción de la terapia antirretroviral puede provocar el desarrollo de mutaciones virales que confieren resistencia a los fármacos, lo que coloca a las personas con VIH ante una situación que pone en riesgo su salud y su vida".

"No hay fármacos en muchos de los hospitales del país. Las personas con VIH llaman al teléfono de apoyo de la asociación pidiendo ayuda. Hay niños sin jarabe y mujeres embarazadas sin tratamiento. Mi mayor preocupación son los jóvenes con VIH que están en su última combinación de tratamiento. El dinero del presupuesto para el año 2010 no fue desde la Seguridad Social a los programas de sida, y cuando eso ocurra se tardará todavía un mes en adquirirse los antirretrovirales", describe la directora de Senz Pozitiv , Alina Dumitriu.

Por ello, las plataformas de organizaciones civiles españolas solicitan "encarecidamente" al Gobierno que, como país en la Presidencia de turno de la UE, se haga eco de esta preocupación ante el resto de miembros comunitarios para solicitar al Ejecutivo rumano una rápida respuesta en beneficio de las personas con VIH, proporcionando "inmediatamente" tratamiento antirretroviral; dialogando con las compañías farmacéuticas para conseguir una rebaja en el precio de los antirretrovirales; y proporcionando un informe "detallado" sobre su plan a seguir para poner fin a esta situación.