Las ondas de choque son eficaces para el tratamiento del codo de tenista y roturas musculares

Actualizado 20/05/2019 14:22:53 CET
Ibermutua resalta la efectividad de las ondas de choque para el tratamiento del codo de tenista y roturas musculares
IBERMUTUA

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Médicos del Servicio de Rehabilitación de Ibermutua han presentado distintas ponencias sobre la efectividad de la aplicación de ondas de choque para el tratamiento de la epicondilitis (el denominado 'codo de tenista') y las roturas musculares, en el contexto del Congreso Nacionl de la Sociedad Española de Medicina Física y de Rehabiliación (SERMEF).

Uno de los ponentes del congreso, el jefe del Servicio de Rehabilitación de Ibermutua en Asturias, el doctor Ricardo Llavona, ha destacado la importancia de incorporar nuevas formas de analizar la eficiencia de esta técnica, en el sentido de obtener el máximo beneficio posible con los recursos disponibles, revisando los estudios de coste-efectividad.

Por su parte, el jefe de Rehabilitación del Hospital Ibermutuamur y vocal de la Sociedad Murciana de Rehabilitación, el doctor Virgilio Fuentes, participó como ponente dentro del marco de actividades científicas del congreso. Presentó una serie de seis casos, con lesiones severas iniciales, tratados en Ibermutuamur con "excelentes resultados", siendo todos ellos alta por curación sin secuelas al final de tratamiento, acortando su periodo de baja.

Además, el doctor Fuentes participó en una segunda ponencia, una mesa integrada por médicos de las principales mutuas a nivel nacional con el fin de divulgar sobre los laboratorios de biomecánica entendidos como una herramienta para objetivar el análisis de movimiento y las pruebas funcionales entre el resto de especialistas de la sociedad.

Por último, se presentó el proyecto de la doctora Paloma Martínez Muñoz. Un programa que, según han asegurado desde Ibermutua, ha conseguido resultados muy esperanzadores al darle mayor autonomía en su tratamiento al paciente, mejorando su discapacidad y consiguiendo una reducción cercana a un 10 por ciento en la duración de la incapacidad laboral en estas patologías, disminuyendo a su vez el número de visitas médicas de rehabilitación y sesiones de fisioterapia durante su proceso.