Publicado 19/10/2021 18:15CET

Oncólogo médico critica la situación actual de la medicina de precisión

Archivo - Medicina de precisión.
Archivo - Medicina de precisión. - MINISTERIO DE CIENCIA - Archivo

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

En el marco de la sesión presidencial del Congreso de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) 2021, el oncólogo médico Francisco Ayala de la Peña ha aportado su visión crítica del progreso de la Oncología de precisión actualmente, ya que presenta "limitaciones" y no es aplicable a muchos pacientes, durante su ponencia 'Oncología de imprecisión'.

En este sentido, subraya la importancia del desarrollo de la medicina de precisión. "Nos falta mucha precisión y muchas certezas en muchos aspectos", añade al respecto el presidente de SEOM, el doctor Álvaro Rodríguez-Lescure.

"Hemos vivido grandes avances en muchos tumores, con cambios espectaculares en la eficacia de alguno de los tratamientos, más dirigidos y con un punto de vista más molecular de la enfermedad. Pero, sin negar todo esto, hay que poner de manifiesto que es una visión que tiene limitaciones importantes hoy en día", recuerda el doctor Ayala de la Peña. "Y tampoco es aplicable a muchos pacientes oncológicos que se siguen tratando con las técnicas y métodos que venimos usando, como quimioterapia, tratamiento hormonal", advierte.

"Además, debe subrayarse que, en ese desarrollo tan rápido, ha habido algunos problemas metodológicos que hacen que estemos valorando igual estrategias de tratamiento que han sido muy buenas y han tenido excelentes resultados con otras que no son tan provechosas. Y que, con el rótulo de medicina de precisión, pasan por buenas sin serlo", explica.

FORMACIÓN MULTIDISCIPLINAR

Por su parte, Fernando Ignacio Sánchez Martínez, profesor del departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia, ha hablado sobre los avances en la evaluación económica de los tratamientos oncológicos, tanto desde la metodología como desde la toma de decisiones. El presidente de SEOM recalca que la Farmacoeconomía "es un problema muy importante, que hace que los oncólogos debamos formarnos en toxicidades, en biomarcadores y estudios de la vida real".

"Desde el punto de vista metodológico, en los últimos años se han intentado abordar problemas que nos encontramos al aplicar las técnicas de evaluación económica en el ámbito de la Oncología: principalmente, que los pacientes oncológicos tienen, en muchos casos, una reducida expectativa de vida y una baja calidad de vida", destaca el profesor.

"Por otro lado y en general, los tratamientos suelen tener una efectividad limitada, tanto en términos de supervivencia como de calidad de vida y están sujetos a una gran incertidumbre", detalla Sánchez Martínez.

Estas circunstancias hacen que, cuando se aplican las técnicas de evaluación económica estándar, es difícil que un nuevo tratamiento contra el cáncer resulte ser coste-efectivo, según afirma el profesor, que añade que los avances desde el punto de vista metodológico han tratado de considerar de una manera singular estos avances y a estos pacientes.

"Se han introducido argumentos de equidad que hacen que se valoren más los beneficios de salud que perciben este tipo de pacientes o que se consiguen con este tipo de tratamientos. Ya desde años, el NICE viene incorporando unos criterios 'end of life' para pacientes con poca expectativa de vida a los que se prima a la hora de calcular sus ganancias de salud", describe el experto.

Asimismo, indica que, últimamente, se está considerando, tanto por NICE como por otras agencias de evaluación, la incorporación de modificadores que tengan en cuenta la gravedad de los pacientes y la situación en términos de calidad de vida. "El objetivo es dar una consideración especial a la salud que se gana con estos tratamientos", describe el profesor Sánchez Martínez.

Respecto a la toma de decisiones, numerosos países evalúan los tratamientos médicos en general, y los oncológicos en particular, con arreglo a los criterios de evaluación económica del coste-efectividad.
"Se observan grandes diferencias entre países a la hora de incorporarlo a la toma de decisiones, aunque los sistemas de evaluación tienen metodologías similares: hay diferencias de la interpretación de la evidencia y en los umbrales que se consideran aceptables o no para financiar tratamientos, entre otros aspectos", enumera.

En el caso de España, el experto considera que los avances han sido "muy tímidos, tanto en el uso de la evaluación económica en la toma de decisiones, con carácter general, como en el ámbito de la evaluación económica de terapias oncológicas, en particular", según el experto.

"Aunque el marco legal aboga por su uso de manera rutinaria, en realidad, en los informes de posicionamiento terapéutico (IPT), que son el principal elemento que informa de la toma de decisiones, la evaluación económica ha estado ausente hasta hace muy poco y su incorporación se ha hecho de una manera poco consistente", lamenta Sánchez Martínez.

Así, detalla que las condiciones materiales son "insuficientes", porque los tiempos son muy limitados, se ha optado por una metodología concreta. "Tampoco se hace referencia a la existencia del umbral que nos diga cómo tenemos que tomar la decisión (esto es, cuándo una nueva terapia es coste-efectiva y cuándo no). De hecho, solo hay un IPT que haya incorporado la evaluación económica hasta la fecha", concluye.