OMC y SECPAL piden "un equivalente a la baja laboral" para familiares que cuiden al paciente terminal en su domicilio

Actualizado 17/01/2011 19:16:06 CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) recomiendan que la Ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna, que el Gobierno prevé aprobar en marzo, cree "un equivalente a la baja laboral" para el familiar que atienda al paciente terminal en su domicilio.

"Esta nueva ley es una oportunidad histórica para articular un equivalente a la baja laboral para el familiar cuidador que facilite la atención del enfermo en el propio domicilio", señalan ambas organizaciones, que trabajan desde hace más de 10 años en estudios para la mejora de la atención sanitaria al final de la vida.

"Esto supondría un ahorro económico evidente, al evitar estancias hospitalarias que son de altísimo coste, así como una mayor calidad de vida para el paciente", explican la OMC y la SECPAL, que ha hecho pública este lunes una lista con sus 12 recomendaciones para elaborar esta norma, dirigidas al Ministerio de Sanidad.

Reclaman que los pacientes terminales con una expectativa de vida muy limitada tengan "derecho a las prestaciones de la Ley de Dependencia mediante un procedimiento de acceso urgente, pero limitado a un máximo de seis meses".

Consideran que esta ley es también "una oportunidad para simplificar la prescripción de fármacos opioides, mediante la eliminación de la receta de estupefacientes, que deberá sustituirse por un sistema sencillo de registro que garantice el necesario control".

PALIATIVOS, "UNA COMPETENCIA DE TODOS LOS PROFESIONALES"

Señalan que la norma debe considerar los cuidados paliativos "como un derecho y no como un privilegio" y que tiene que garantizar "el acceso equitativo a unos recursos de cuidados paliativos de calidad en todas las comunidades autónomas".

"Para ello es imprescindible establecer una política de recursos humanos y estructuras asistenciales adecuados, de acuerdo con los estándares recomendados por la Asociación Europea de Cuidados Paliativos", precisan.

Asimismo, piden que los cuidados paliativos sean considerados como "una competencia básica de todos los profesionales sanitarios, con independencia de su especialidad". "Para ello es trascendental que establezca la obligatoriedad de la formación en cuidados paliativos en los estudios universitarios, impartida por profesionales con experiencia en el área", dicen.

En este sentido, piden garantizar "la creación de equipos de profesionales con formación avanzada" y que estos trabajadores "tengan la adecuada cualificación y una acreditación oficial". "La creación del área de capacitación específica, según lo previsto en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias, sería la solución adecuada", aseveran.

"La nueva norma debe contemplar que los niños y los adultos con enfermedades no oncológicas accedan a la medicina paliativa en las mismas condiciones que los pacientes con cáncer", añaden, solicitando también "un sistema de incentivación a la investigación que respete la especial vulnerabilidad de los pacientes con enfermedades avanzadas".

Además, recomiendan que esta norma se denomine "Ley de calidad en la atención al final de la vida", ya que los términos empleados inicialmente --'muerte digna' y 'morir con dignidad'-- tienen "significados diversos y a veces contrapuestos, lo cual puede inducir a confusión".