Un nuevo tratamiento para mosquiteros previene más infecciones al evitar la resistencia de los mosquitos

Publicado 25/11/2019 7:05:35CET
Una niña sentada en una cama con mosquitero en Nicaragua
Una niña sentada en una cama con mosquitero en Nicaragua - DPA / ALVARO FUENTE - Archivo

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo clínico que ha distribuido millones de mosquiteras tratadas con un nuevo tratamiento químico en todos los hogares de Uganda, ha demostrado que muchos menos niños presentaban evidencia de parásitos de la malaria después de dormir bajo estas nuevas redes reformuladas para desarmar los mecanismos de resistencia de los mosquitos a los tratamientos.

Los resultados, presentados en la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical (ASTMH), surgieron del ensayo más grande jamás realizado para evaluar el poder de lucha contra la malaria de las redes insecticidas de larga duración (LLIN), a las que se les atribuye el papel prominente en la reducción de las muertes por malaria a la mitad en los últimos 15 años.

Pero existe la preocupación de que el aumento de la resistencia de los mosquitos a los piretroides, el insecticida clave incorporado en el tejido de las redes, esté contribuyendo a un estancamiento reciente en la disminución de las infecciones y muertes por malaria, y al aumento de ambos en algunas partes de África.

"Los resultados de Uganda muestran que al usar una formulación de insecticida que interfiere con los mecanismos que los mosquitos usan para derrotar a los piretroides, estamos viendo una restauración significativa de la eficacia de los piretroides, no de regreso a los niveles previos a la resistencia, pero lo suficiente como para comprarnos el tiempo necesario. mientras desarrollamos nuevos insecticidas e intervenciones", explica Martin Donnelly, experto en genética de la resistencia a los insecticidas en la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool y colíder del Proyecto de Evaluación LLIN en Uganda (LLINEUP).

En la sesión de ASTMH, el equipo del estudio LLINEUP ha presentado datos de análisis de sangre de más de 23.000 niños de 2 a 10 años. Los datos muestran que para los niños que dormían bajo redes aumentadas con butóxido de piperonilo (PBO), un químico que bloquea las enzimas que los mosquitos emplean para 'desintoxicar' los piretroides, el número de pruebas positivas para parásitos de la malaria 12 meses después de la distribución de las redes fue de un 27% menor que para los niños que duermen debajo de redes que fueron tratadas únicamente con insecticidas piretroides.

Además, los hogares abastecidos con las redes tratadas con PBO tenían un 80% menos de mosquitos portadores de malaria en comparación con los hogares que usan LLIN convencionales.

"Creemos que las redes con esta nueva formulación harían un mejor trabajo para prevenir la malaria que las redes estándar, particularmente en áreas de resistencia a insecticidas de alto nivel, y podrían reducir la carga de la malaria", explica Sarah Staedke, epidemióloga de malaria con sede en Uganda de la London School of Hygiene and Tropical Medicine y la Infectious Disease Research Collaboration, y una de los líderes del proyecto.

El ensayo se llevó a cabo en estrecha colaboración con una campaña de mosquiteros dirigida por el Ministerio de Salud de Uganda y apoyada por la Fundación Contra la Malaria que, en los últimos años, ha distribuido millones de mosquiteros de forma gratuita en una gran franja del país.

Tanto las redes PBO como las no PBO habían sido tratadas con piretroides, que son seguros para los humanos y hasta hace poco eran letales para los mosquitos. Pero su capacidad para detener a los insectos está disminuyendo constantemente.

Donnelly advierte de que si bien la mayor eficacia que ofrecen las redes tratadas con PBO es una gran noticia, es probable que sea solo cuestión de tiempo antes de que los mosquitos evolucionen para evadir el compuesto.

Así, señala que el PBO no apaga todas las enzimas que los mosquitos emplean para vencer a los piretroides. Ahora estudian los mecanismos genéticos de resistencia creen que eventualmente surgirán mosquitos que son cada vez más impermeables a los efectos de las PBO.

Pero él piensa que las redes PBO podrían ser una muy buena solución provisional durante varios años. Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) revisará la evidencia del estudio de Uganda para determinar si se recomienda su adopción mientras continúan las pruebas para una solución a largo plazo.

Por ejemplo, se están desarrollando redes más nuevas que usan dos ingredientes activos o un insecticida novedoso que emplea un modo de acción diferente al de los piretroides para matar mosquitos.

Donnelly asegura que se están realizando esfuerzos para llevar a cabo juicios en Uganda para probar esta nueva generación de redes contra las redes PBO.

La otra buena noticia del ensayo de Uganda es que, a pesar del aumento de los niveles de resistencia, el estudio mostró que las redes sin PBO pueden reducir la prevalencia de los parásitos de la malaria, incluso si no son tan efectivas como cuando las campañas netas se lanzaron por primera vez hace más de una década.

Los niños que dormían debajo de las redes sin PBO tenían una prevalencia menor de parásitos de malaria que antes de que se distribuyeran las redes, aunque la reducción no fue tan grande como para los niños que dormían bajo las redes tratadas con PBO. Los LLIN ahora se usan en la mitad o más de todos los hogares en África subsahariana, que soporta la mayor parte de la carga mundial de malaria, en comparación con solo alrededor del 2% en 2000.

Moses Kamya, director ejecutivo de la Colaboración de Investigación de Enfermedades Infecciosas de Uganda (IDRC) y colíder del estudio, apunta que "todavía hay una ventaja de usar cualquier tipo de LLIN porque cuando duermes bajo sea cual sea el tipo de red, es menos probable que se contraiga la malaria, pero la mayor reducción de las redes tratadas con PBO es significativa y debería considerarse el cambio a este tipo de red en las campañas nacionales de control de la malaria".

"Mantenerse al día con la resistencia es una batalla constante, y los investigadores de ASTMH de todo el mundo están trabajando duro para mantenerse a la vanguardia --añade el presidente de ASTMH, Chandy C. John--. Con los mosquitos en constante evolución de la resistencia a los insecticidas, esta investigación proporciona datos valiosos que ayudarán a guiar las decisiones difíciles sobre la mejor manera desplegar LLIN para combatir la malaria en África subsahariana".

Contador