Publicado 15/06/2020 17:02CET

Un nuevo tratamiento en investigación logra mejorar el dolor en los pacientes con 'hombro congelado'

MASAJE DE HOMBRO
MASAJE DE HOMBRO - PIXABAY - Archivo

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo tratamiento no quirúrgico, y en investigación, logra mejorar el dolor en los pacientes con capsulitis adhesiva, también llamada 'hombro congelado', según un resumen presentado durante una sesión virtual de la Reunión Científica Anual 2020 de la Sociedad de Radiología Intervencionista.

"A los pacientes con 'hombro congelado' se les dice esencialmente que lo aguanten hasta que sus síntomas mejoren, pero considerando el dolor significativo y la disminución de la función que muchos experimentan, buscamos determinar si este modelo de tratamiento de embolización, ya en uso en otras áreas del cuerpo, podría proporcionar un alivio inmediato y duradero. Nos sorprendió la profunda y dramática mejoría que experimentaron los pacientes en el dolor y el uso de su hombro", ha dicho el autor principal del trabajo, Sandeep Bagla.

En esta fase II del ensayo clínico de Exención de Dispositivos de Investigación aprobado por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) sobre la embolización arterial del hombro (AES), los radiólogos de intervención insertaron un catéter a través de una incisión del tamaño de un agujerito en las muñecas de los pacientes que se utilizó para introducir partículas de microesferas en hasta seis arterias del hombro para reducir la inflamación.

El tratamiento se realizó de forma ambulatoria y duró aproximadamente una hora. El dolor, la incapacidad y el flujo sanguíneo en el hombro de cada paciente se midieron antes y después del tratamiento utilizando tres escalas, además de la resonancia magnética para visualizar la articulación del hombro.

La terapia se completó con éxito en 16 pacientes cuyos síntomas no habían respondido al tratamiento conservador durante 30 días. Se informó de acontecimientos adversos menores, como la decoloración temporal de la piel, en nueve pacientes.

Un mes más tarde, los investigadores siguieron el progreso de 11 pacientes y encontraron que el dolor disminuyó significativamente después del AES y que, además, mejoró la función física en todos los pacientes. Se informó de progresos adicionales en el seguimiento de tres meses.

"Estamos en las primeras etapas de la investigación de este tratamiento, pero nos inspiramos en su eficacia para reducir el dolor y la amplitud de movimiento de los hombros de los pacientes", han dicho los investigadores.

Los autores señalan que este tratamiento todavía está en fase de investigación y que las terapias conservadoras deben seguir siendo consideradas en primer lugar. Además, hay varias limitaciones importantes de la investigación, incluyendo el pequeño tamaño de la muestra y la falta de un brazo de control.

Para leer más