Un nuevo test que identifica marcadores angiogénicos permite un diagnóstico más preciso sobre la preeclampsia

Jornadas
CEDIDA POR FELIX ESPOZ
Publicado 26/02/2018 14:19:28CET

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo test, que consiste en identificar marcadores angiogénicos, permite tener un diagnóstico mucho más preciso ante situaciones de sospecha de preeclampsia, así como descartar su diagnóstico o anticiparlo antes de que los síntomas clínicos aparezcan.

Estos marcadores son "unas proteínas que derivan directamente de la placenta, donde se encuentra la causa de la enfermedad" y permiten tener un mejor diagnóstico al poder ser medidas en la sangre de la madre con una simple analítica, ha explicado la jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, Elisa Llurba.

Hasta ahora para diagnosticar la preeclampsia, que afecta a alrededor del 5 por ciento de las embarazadas, se venían tomando en consideración dos variables: la hipertensión y los daños en el riñón de la madre, que se observaban mediante la medición de proteínas en la orina (proteinuria), ha advertido al especialista.

Sin embargo, la doctora ha reconocido durante 'III Jornada sobre la utilidad de los marcadores angiogénicos en el manejo de la preeclampsia', organizada por Roche Diagnostics, que estos marcadores son muy poco específicos que pueden inducir a error, ya que en ocasiones la enfermedad no los presenta.

Asimismo, ella junto al Ignacio Herraiz, especialista en Obstetricia y Ginecología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, coinciden que esta situación puede provocar que algunas pacientes pudieran estar sin diagnosticar o que se estuviera sobretratando a otras sin necesitarlo.

A QUIÉN HACER EL TEST Y POR QUÉ

La preeclampsia, en sus formas más graves, se asocia con altos riesgos de parto prematuro, restricción del crecimiento intrauterino, desprendimiento de la placenta o con mortalidad perinatal e incluso materna.

Estos casos de mayor complicación representarían el 1 por ciento de los embarazos; en España supondría cerca de unos 2.000 casos, atendiendo al número de nacimientos registrados por el Instituto Nacional de Estadísticas).

Así el test no se "ha de hacer a todas las pacientes", sino a aquellas en las que el médico sospeche que puede haber un riesgo de aparición del problema; por ejemplo, una paciente con la tensión alta, o que su bebé no crece lo suficiente, o que haya tenido el mismo problema en un embarazo anterior.

La doctora Llurba sostiene que si los marcadores angiogénicos son normales se ofrece una certeza del 95 por ciento de que no va a aparecer la enfermedad en las siguientes 4 semanas, y, en cambio, si el test está aumentado, el 61 por ciento de las pacientes acabarán presentando o bien preeclampsia o bien una complicación fetal.

Por lo que, es en este grupo, en el que "debemos concentrar nuestros esfuerzos y recursos", ha hecho hincapié la especialista. Por su parte, el doctor Herraiz ha afirmado que la preeclampsia "es una gran imitadora", lo que ocasiona que no siempre sea sencillo diagnosticarla, "sobre todo en las mujeres que tienen de base una hipertensión o una proteinuria".

En estos casos, se trata "de pacientes sometidas a muchas pruebas, recogidas de orina cada poco tiempo, analíticas, etc", ha segurado. Sin embargo, "al utilizar estos nuevos marcadores hemos podido ver que se muestra con claridad el diagnóstico. Esto nos permite ahorrar muchas pruebas y visitas, racionalizando el control del embarazo de estas mujeres y disminuyendo su ansiedad".

También puede suceder lo contrario, explica el experto, "que el facultativo crea que los síntomas provienen de su enfermedad de base o se deban a los cambios normales del embarazo y no los atribuya a una preeclampsia.

"Estamos hablando de situaciones bastante habituales, como que una mujer acuda a Urgencias por hipertensión o por edemas"; y matiza que "si tenemos estos nuevos marcadores en Urgencias tendremos muchas menos dudas".