Publicado 16/10/2020 07:44CET

Nuevo enfoque para medir la desigualdad en la mortalidad infantil prevenible

Un niño desnutrido con su madre en un hospital apoyado por MSF en Galkayo (Somalia)
Un niño desnutrido con su madre en un hospital apoyado por MSF en Galkayo (Somalia) - ABDALLE MUMIN/MSF - Archivo

   MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo modelo puede evaluar de manera más precisa y eficiente qué niños tienen mayor riesgo de muerte evitable, según un estudio publicado en la revista de acceso abierto 'PLOS ONE' por Antonio Ramos, de la Fielding School of Public Health de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

   Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU exige una reducción sustancial de las muertes evitables de niños de cinco años o menos para el 2030. Para controlar y reducir de manera efectiva las inequidades en la mortalidad de menores de 5 años, es necesario identificar a los niños en mayor riesgo para que puedan recibir intervención.

   Sin embargo, estudios recientes han demostrado que múltiples factores de riesgo están implicados en la mortalidad de menores de 5 años, y la focalización de programas basada exclusivamente en la pobreza puede ser ineficiente.

   En este estudio, Ramos y sus colegas describen un modelo nuevo y más completo que utiliza datos de múltiples variables demográficas para medir las desigualdades en la mortalidad e identificar subpoblaciones de niños de alto riesgo que de otra manera quedarían atrás.

   Para construir este marco, los autores utilizaron datos de encuestas demográficas y de salud (DHS) sobre 1.691.039 nacimientos de 182 encuestas diferentes en 67 países de ingresos bajos y medianos (LMIC). Después de estimar el riesgo de mortalidad para cada niño en el conjunto de datos, los autores pasaron a cuantificar el riesgo de mortalidad dentro y entre los grupos socioeconómicos y describieron las subpoblaciones de mayor riesgo.

   Encontraron que en los 67 países, había más variabilidad en la mortalidad dentro de los grupos socioeconómicos que entre ellos, y dentro de los países, la membresía socioeconómica tendía a explicar menos del 20 por ciento de la variación en el riesgo de mortalidad.

   También encontraron que los nacimientos de mayor riesgo tendían a ser los de madres que se encuentran en el grupo socioeconómico más bajo, viven en áreas rurales y / o ya experimentaron la muerte de un hijo anterior.

   Los autores señalan que, si bien centrarse únicamente en los niños en función de la pobreza no es suficiente para atrapar a todos los niños potencialmente en riesgo, la pobreza está claramente relacionada con un mayor riesgo de mortalidad, y examinar la pobreza junto con los factores de riesgo adicionales que utiliza su modelo ayuda a identificar aún más de estos niños abandonados.

   Los autores esperan que los investigadores y los formuladores de políticas puedan utilizar este modelo (o un enfoque similar que utilice múltiples factores de riesgo simultáneamente) para ayudar de manera más efectiva a los niños menores de cinco años con mayor riesgo y potencialmente rezagados y lograr un progreso hacia la El objetivo de la ONU para 2030.

   "Nuestro documento muestra cómo identificar mejor a los niños en riesgo y mejorar la focalización de los programas en los niños en riesgo en los países de ingresos bajos y medianos --añaden--. Los responsables de la formulación de políticas a menudo se dirigen al 20% de los niños más pobres para intervenciones destinadas a reducir el riesgo de muerte prematura. Los niños con alto riesgo de muerte prematura existen en todos los grupos socioeconómicos".

   Según los autores, "este mapa muestra el porcentaje de muertes infantiles que ocurrieron fuera del 20% más pobre, estas muertes infantiles se pasan por alto en las intervenciones típicas. Este porcentaje varía del 65% (Brasil, Sudáfrica y India) al 95% (Ucrania). Identificar a los niños en riesgo como aquellos en el 20% más pobre perderá a la mayoría de los niños que podrían beneficiarse de las intervenciones de política de salud".

Contador