Actualizado 13/10/2011 13:26:35 +00:00 CET

Un nuevo cuestionario permite identificar la mejora en la calidad de vida en pacientes con apneas de sueño

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un nuevos cuestionario de calidad de vida, consistente en una escala analógica en la que el paciente marca su situación de bienestar, puede identificar la mejoría en la calidad de vida en pacientes con apneas de sueño, frente a otros tres cuestionarios ya existentes, según un estudio de diez hospitales españoles, coordinado por el CIBER de Enfermedades Respiratorias(CIBERES).

"El nuevo cuestionario para pacientes con apneas durante el sueño aplicado antes y después de su tratamiento mediante CPAP -dispositivo de presión positiva continua en vía aérea- detecta la mejoría de la calidad de vida, al menos igual que el mejor de los otros tres cuestionarios, posibilitando el uso de esta herramienta en la práctica clínica", ha explicado el coordinador del estudio, el investigador del CIBERES en el Hospital San Pedro de Alcántara, Juan Fernando Masa.

Para realizar el estudio, se analizaron los síntomas clínicos y los estudios de sueño de 360 pacientes. Aparte se les solicitó que rellenaran los tres cuestionarios de calidad de vida que más se usan en investigación y sus resultados se compararon con el nuevo cuestionario. El resultado ha sido publicado en el último número de la revista 'Sleep and Breathing'.

AFECTA AL 25 POR CIENTO DE LA POBLACIÓN

El síndrome de apneas de sueño consiste en colapsos repetitivos de la faringe durante el sueño que impiden el paso del aire hacia los pulmones, que se traduce en microdespertares que fragmentan el sueño y descensos repetidos del nivel de oxigenación de la sangre.

Esta enfermedad, que afecta al 25 por ciento de la población adulta, generan somnolencia diurna en exceso, cansancio, falta de concentración y memoria, accidentes de tráfico y laborales, hipertensión arterial y enfermedades cardio y cerebro-vasculares.

El tratamiento más efectivo es la CPAP ('continous positive airway pressure'). Se trata de un dispositivo con una turbina que produce aire a presión que, a través de un tubo y una mascarilla sobre la nariz, evita los colapsos de la faringe y las apneas. No obstante, también recomienda perder peso, dormir las horas suficientes, practicar ejercicio físico y evitar alcohol y sedantes.