Actualizado 01/12/2010 18:06:31 +00:00 CET

Las nuevas técnicas de selección de espermatozoides tienen una eficacia de más del 40%, según experto

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las técnicas de selección de espermatozoides se basan en criterios subjetivos sobre su morfología, estado de maduración, movilidad y calidad de la molécula de ADN y, según el doctor Jaime Gosálvez, catedrático de Genética de la Universidad Autónoma de Madrid, los últimos avances en la materia ofrecen "una tasa de eficacia de más del 40 por ciento".

Así lo ha asegurado este experto en el marco del IV Simposio Internacional de Reproducción Asistida, que se celebra en Madrid, reconociendo además que "tienen un bajo impacto sobre la calidad del ADN", lo que convierte a estas técnicas en "una gran esperanza" para parejas que llevan años en tratamiento.

"Al descartar los espermatozoides con defectos de ADN se reducen las posibilidades de utilizar aquellos con defectos genéticos, es decir se aumenta así la posibilidad de llevar un embarazo a término", ha explicado Gosálvez.

Actualmente, existen numerosas técnicas de selección espermática en las unidades de reproducción asistida, que incluyen desde modelos basados en rescatar aquellos espermatozoides que "nadan mejor" en un medio artificial, a otras que se basan en la capacidad diferencial que tienen los espermatozoides de depositarse en estratos diferentes tras una centrifugación realizada también en un medio artificial.

Para garantizar que los espermatozoides que se van a elegir son óptimos, "se realizan otras acciones mucho más selectivas tales como, reacciones específicas con anticuerpos para eliminar el daño en el ADN, selección por presencia actividades enzimáticas como la hialuronidasa, selección por criterios morfológicos utilizando microscopía de alta o baja resolución o bien de refrigencia.

Así, explica este experto, cada vez se pueden visualizar espermatozoides "con mayor precisión para descartar los que presentan defectos morfológicos y de calidad de ADN y elegir los mejor dotados para la fecundación".

En este sentido, han observado que los espermatozoides seleccionados tras la segunda eyaculación son de mejor calidad seminal que en la primera, ya que "la cantidad de ADN dañado en la segunda recogida puede llegar a ser cuatro veces inferior a la del primer eyaculado".