Publicado 05/12/2019 11:11:54 +01:00CET

Una nueva tecnología identifica el epigenoma de forma más rápida y sencilla

Científicos de la US identifican un nuevo mecanismo de reparación de roturas el ADN
Científicos de la US identifican un nuevo mecanismo de reparación de roturas el ADN - UNIVERSIDAD DE SEVILLA

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores de la Virginia Tech (Estados Unidos) han desarrollado una nueva tecnología epigenómica de alta sensibilidad que puede ayudar a comprender cómo el cuerpo humano combate distintas enfermedades, que van desde el cáncer de mama y de cerebro hasta la esquizofrenia y adicciones.

"Nos motivó el hecho de que la base molecular de muchas enfermedades sigue siendo difícil de conocer incluso después de años de investigación, debido a la falta de tecnologías avanzadas y precisas", explica Chang Lu, autor principal de este estudio, que se ha publicado en la revista 'Nature Protocols'.

Mucho queda por conocer sobre las enfermedades y la forma en que el cuerpo responde a ellas, en parte porque el genoma humano es el conjunto completo de ADN que hace que cada persona sea única. Pero con esta tecnología, que compara epigenomas (conjunto de mecanismos moleculares que permiten activar o inactivar genes) normales y enfermos, se pueden descubrir y usar marcadores y patrones útiles para la medicina de precisión basados en las características epigenómicas de un paciente concreto.

El método es novedoso porque, hasta ahora, las técnicas convencionales requerían decenas de millones de células por ensayo. Pero al usar el nuevo método de secuenciación, el equipo ha descubierto que pueden producir un perfil de modificaciones del epigenoma usando tan solo 100 células por ensayo, con un rendimiento de hasta ocho ensayos en una sola vez.

Además, el proceso del equipo es semiautomático y reduce la mano de obra, mejora la reproducibilidad y es escalable. Esta investigación se basa en el trabajo previo de Lu con una tecnología similar, denominada 'MOWChIP-seq', publicada en 2015 en la revista 'Nature Methods'. En comparación con su método original, consiguieron automatizar el proceso y procesar ocho muestras en paralelo.