Una nueva intervención antienvejecimiento permite rellenar pechos y glúteos sin cirugía y en sólo 45 minutos

Actualizado 01/07/2010 18:50:42 CET

SEVILLA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Aumentos de pecho o glúteos sin tener que pasar por una intervención quirúrgica y con una recuperación de tan sólo diez días. Es la última propuesta de la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (SEMAL).

En declaraciones a los medios, el doctor José Márquez Serres, cirujano y presidente de SEMAL, aseguró que se trata de una intervención "sin cirugía" y que el paciente puede disfrutar al "instante" ya que los resultados son "inmediatos". Además, explicó que se trata de unas prótesis "cohesivas y seguras" y que se inyectan en tan sólo 45 minutos.

Del mismo modo, Márquez destacó que es "una intervención sencilla y de pronta recuperación", cuya demanda se dispara en verano ya que "los pacientes aprovechan el tiempo de sus vacaciones para mejorar su imagen".

Es, en definitiva, una técnica llevada a cabo mediante un tratamiento denominado Macroline, cuyo alto contenido en "ácido hialurónico permite resultados similares a la cirugía convencional" pero, sin tener que pasar por el quirófano y con la posibilidad de una pronta recuperación que "permite al paciente intervenido haga su vida normal inmediatamente".

Jucelei da Silva, es una chica brasileña de 34 años quien se ha sometido a una operación de este tipo. "También tengo el pecho operado, pero para esta intervención tengo menos miedo puesto que no habrá una cirugía", aseguró.

Sin embargo, estos aumentos sólo duran de uno a dos años, argumentó Márquez, puesto que es una sustancia que se absorbe con el paso del tiempo. Hecho que califica de "ventajoso" ya que el perfil de pacientes que se decantan por esta técnica buscan en su mayoría "un pequeño retoque" o "plantea alguna duda a la hora de la cirugía".

Además, el tratamiento esta exento de efectos secundarios, rechazos o alergias y su resultado final es "muy natural", comentó el doctor. El precio oscila entre 4.900 y 6.000 euros, en función del volumen y la zona donde vaya a inyectarse el tratamiento.