Publicado 31/08/2021 14:06CET

Una nueva evaluación del tratamiento de plasma rico en plaquetas muestra eficacia en pacientes con artrosis

Archivo - Physiotherapist giving knee therapy to senior woman
Archivo - Physiotherapist giving knee therapy to senior woman - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / WAVEBREAKMEDIA

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un pequeño estudio piloto realizado por investigadores del Baylor College of Medicine en texas (EEUU) ha evaluado la eficacia del tratamiento con plasma rico en plaquetas (PRP) en la artrosis, también conocida como osteoartritis (OA), y ha observado que mejorar la movilidad.

El estudio, publicado en la revista 'Regenerative Medicine',
combinó la tecnología portátil y los resultados informados por los pacientes. La conclusión inicial es que una sola inyección de PRP / rico en leucocitos en la articulación de la rodilla mejoró significativamente la movilidad funcional, el dolor y la calidad de vida después de seis semanas.

El estudio respalda el uso de este enfoque combinado para evaluar más a fondo esta y otras terapias biológicas emergentes para los trastornos musculoesqueléticos en ensayos clínicos más amplios.

"La OA es una de las principales causas de discapacidades, que afecta a casi 52 millones de estadounidenses. Se ha estimado que más del 80% de las personas mayores de 55 años tienen alguna evidencia de la enfermedad basada en rayos X", ha señalado Prathap Jayaram, primer autor y director de medicina deportiva regenerativa y profesor asistente en el Departamento de Medicina Física y Rehabilitación y Cirugía Ortopédica de Baylor.

La OA se desarrolla cuando la almohadilla suave entre los huesos, el cartílago, se rompe. Progresivamente, las articulaciones se vuelven dolorosas, hinchadas y difíciles de mover. Actualmente, no existen terapias validadas que retrasen la progresión de la enfermedad. El estándar de atención actual se limita al alivio de los síntomas con corticosteroides.

"Sin embargo, aunque los esteroides parecen ser útiles a corto plazo para el dolor, la evidencia emergente ha asociado el uso de esteroides a largo plazo en la OA con la pérdida de cartílago. Como la OA es una enfermedad articular completa, existe la necesidad de desarrollar estrategias terapéuticas novedosas que, en última instancia, prevengan o retrasen la progresión de la enfermedad al tiempo que mejoran los resultados funcionales", explica l investigador.

Un desafío de los estudios anteriores que evalúan las terapias PRP en la OA es que la evaluación del tratamiento se basa en los resultados informados por el paciente que evalúan subjetivamente el dolor o los aspectos de la función articular, como el tiempo de activación y desactivación (TUG), la rapidez con la que una persona se levanta desde una silla.

En este estudio, Jayaram y sus colegas incorporaron tecnología portátil para evaluar objetivamente los resultados funcionales como TUG, además de los resultados informados por el paciente para evaluar de manera integral la eficacia del PRP en la artrosis de rodilla (KOA).

El estudio piloto prospectivo incluyó a 12 pacientes diagnosticados con KOA. Cada paciente recibió una inyección de PRP guiada por ecografía y la función y el dolor se evaluaron seis semanas después. El PRP se prepara a partir de la propia sangre del paciente extrayendo los glóbulos rojos y enriqueciendo la concentración de plaquetas. El PRP también contiene glóbulos blancos o leucocitos. Los PRP se formulan ricos en leucocitos (LR) o pobres en leucocitos.

Un estudio preclínico realizado por Jayaram y sus colegas había demostrado previamente que LR-PRP tenía posibles efectos modificadores de la enfermedad que se correlacionaban con los resultados funcionales.

"En el estudio actual, encontramos que una sola inyección de LR-PRP en la rodilla mejora significativamente la movilidad funcional, el dolor y la calidad de vida a las seis semanas. Hasta donde sabemos, nuestro estudio es el primero en informar la eficacia de LR-PRP en resultados funcionales objetivos utilizando tecnología de sensores portátiles y resultados validados informados por los pacientes. Nuestros hallazgos proporcionan la base para realizar ensayos clínicos aleatorizados más grandes de PRP", concluye

Contador