Novedades en estimulación magnética cerebral repetitiva reducen el tratamiento para el trastorno bipolar

Archivo - Enfermedad mental, transtorno bipolar, esquizofrenía
Archivo - Enfermedad mental, transtorno bipolar, esquizofrenía - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SHARON DOMINICK
Publicado: jueves, 11 julio 2024 7:54

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo tratamiento potencial para el trastorno bipolar (BP) que acorta significativamente el tiempo de tratamiento ha surgido a raíz de un ensayo clínico aleatorizado en el que se utilizó estimulación intermitente acelerada con ráfagas theta (aiTBS por sus siglas en inglés). Si bien los tratamientos actuales con estimulación intermitente acelerada con ráfagas theta (TBS) pueden tardar entre cuatro y seis semanas en administrarse, esta nueva técnica reduce el tratamiento a cinco días.

El estudio, publicado en 'JAMA Psychiatry', fue dirigido por la doctora Yvette I. Sheline , profesora McLure de Psiquiatría e Investigación Conductual y directora del Centro de Neuromodulación en Depresión y Estrés de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos).

"aiTBS ofrece una nueva terapia potencial para pacientes deprimidos con trastorno bipolar que pueden no responder bien a los medicamentos o no pueden tolerar sus efectos secundarios, al tiempo que acorta significativamente la ventana de tratamiento", afirma Sheline.

La estimulación intermitente con ráfagas theta es una forma no invasiva de estimulación cerebral en la que se utiliza un campo magnético cambiante para inducir una corriente eléctrica en una zona específica del cerebro mediante un proceso denominado inducción electromagnética. Se cree que esta estimulación produce cambios neuroplásticos que alteran la conectividad cerebral, lo que conduce a una disminución de los síntomas depresivos.

Si bien aiTBS está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar el trastorno depresivo mayor, este es el primer ensayo acelerado centrado en aiTBS y el trastorno bipolar.

Todos los pacientes del estudio debían tomar un estabilizador del estado de ánimo para ser incluidos en el estudio. El estudio doble ciego controlado con placebo (es decir, ni los pacientes ni el equipo del estudio sabían quiénes recibieron tratamiento activo y quiénes recibieron tratamiento simulado hasta que el estudio terminó) incluyó a 24 pacientes deprimidos con trastorno bipolar resistente al tratamiento. La intervención incluyó cinco días con 10 sesiones por día (terapia activa frente a terapia simulada con placebo) administradas a una sesión por hora. Los resultados se midieron utilizando la Escala de Calificación de la Depresión de Montgomery-Asberg (MADRS), un cuestionario de diagnóstico utilizado para medir la gravedad de los trastornos del estado de ánimo depresivo. Las puntuaciones se pesaron antes y un día después del tratamiento, así como en un seguimiento de cuatro semanas.

La puntuación media de la MADRS en el grupo activo fue de 30,4 (4,8) al inicio y de 10,5 (6/7) inmediatamente después del tratamiento. En el grupo de estimulación simulada, la puntuación media de la MADRS fue de 28,0 (5,4) al inicio y de 25,3 (6,7) después del tratamiento. Esto significa que quienes recibieron tratamiento activo tuvieron una disminución sustancial de sus síntomas de depresión en comparación con quienes recibieron estimulación simulada.

Las medidas secundarias incluyeron puntuaciones MADRS repetidas en todas las visitas del estudio, junto con dos medidas adicionales: la puntuación de la Escala de calificación de depresión de Hamilton y la puntuación del Inventario de depresión de Beck. Sheline señala que si bien el pequeño tamaño de la muestra requiere su replicación en un ensayo más grande, el tamaño es comparable a estudios recientes de aiTBS para el trastorno depresivo mayor.

Contador