Actualizado 30/09/2015 14:08 CET

No llevar el cinturón de seguridad en el coche aumenta el riesgo de aborto

Embarazada
Foto: EP

BARCELONA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Las embarazadas que viajan en coche sin cinturón de seguridad tienen un 2,8 por ciento más de riesgo de perder el feto, lo que contradice la popular idea sobre la necesidad de viajar sin la cinta de seguridad, según un estudio del Instituto de Investigación en Atención Primaria (IDIAP) Jordi Gol.

   Según el médico de familia de la Sociedad Catalana de Medicina Familia y Comunitaria (CAMFyC) e investigador del Idiap Jordi Gol Carlos Martín "las embarazadas se deben colocar correctamente el cinturón, tanto en las plazas delanteras como en las posteriores".

   "Como norma básica, los cinturones no deben oprimir el vientre", ha remarcado el médico, que ha añadido que se debe colocar por debajo del abdomen sobre los muslos y ajustado al máximo sobre las caderas, ciñendo la pelvis.

   La banda frontal o diagonal debe pasar sobre la clavícula y entre las mamas, rodeando el abdomen y nunca por delante de éste. Martín ha destacado la necesidad de consultar siempre con el ginecólogo en caso de alguna pequeña colisión para descartar cualquier tipo de complicación en la madre o problema en el feto.

   Del mismo modo, ha hecho hincapié en que "la gestante con antecedente de abortos o con síntomas de una posible amenaza de aborto no debe viajar en coche y menos aún conducir".

   En el primer trimestre, el principal peligro de sufrir un siniestro es que éste provoque un aborto espontáneo. En el segundo y tercer trimestre, los problemas más importantes, por orden de frecuencia, son el desprendimiento de la placenta, la hemorragia de la placenta, la rotura o la aceleración del útero y la lesión directa fetal.

   Las posibilidades de desencadenar el parto se multiplican por dos en las 48 horas después de una colisión, ha remarcado el experto.