Los niveles de vacunación infantil se reducen en gran parte de África

Mozambique.- El brote de cólera en Mozambique deja seis muertos y más de 3.500 casos tras el paso de 'Idai'
WHO/M. NIEUWENHOF
Publicado 15/04/2019 12:59:49CET

   MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Varios países de ingresos bajos y medios, especialmente en África, han reducido los niveles de vacunación infantil, por lo que se necesitan estrategias de vacunación infantil más efectivas para eliminar la amenaza de enfermedades prevenibles por vacunación, según un estudio realizado por la Universidad de Southampton (Reino Unido).

   Los geógrafos que realizaron el estudio, publicado en 'Comunicadores de la naturaleza', encontraron niveles de vacunación contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (pertussis) en Nigeria, República Democrática del Congo, Etiopía, Mozambique, Camboya y Asia sudoriental, que no alcanzan el 80 por ciento recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto significa, afirman, que el potencial de circulación y brotes de enfermedades en estos países sigue siendo alto.

   Utilizando datos de encuestas demográficas y de salud, realizadas entre 2011 y 2016, los investigadores examinaron el rendimiento de la inmunización de rutina (IR) mediante la administración de las tres dosis de difteria-tétanos-tos ferina (DTP1-3) a niños de cinco años y menos, incluyendo tasas de abandono entre dosis.

   Compararon esto con la administración de la vacuna que contiene el sarampión (VMC), para la cual a menudo se llevan a cabo actividades adicionales de inmunización suplementaria (SIA). Con esta comparación se produjeron mapas detallados (de un kilómetro cuadrado) que muestran los niveles de cobertura de vacunas para cada país y que reflejan el rendimiento relativo de las actividades de rutina y complementarias.

   Los mapas revelaron brechas sustanciales en el suministro de la primera dosis de la vacuna DTP en la República Democrática del Congo, Nigeria y Etiopía, lo que sugiere un acceso deficiente a la inmunización de rutina. Sin embargo, cuando las campañas de SIA recurrentes apoyaron la administración de rutina de la vacuna contra el sarampión en los mismos países, las tasas de cobertura fueron sustancialmente altas.

   En contraste, Mozambique y Camboya tuvieron menos campañas y no vieron una mejora real, aunque ambos países tenían sistemas de entrega de rutina más sólidos.

   Estos resultados sugieren, afirman los investigadores, que las campañas dirigidas adicionales pueden hacer una gran diferencia en la prestación de servicios de inmunización, especialmente en áreas con poca cobertura de inmunización de rutina.

   La principal investigadora del estudio, la doctora Edson Utazi, afirma que "muchas cosas pueden llevar a niveles bajos de vacunación, como el acceso deficiente a los servicios de salud, la educación deficiente, el bajo número de vacunas e incluso el rechazo de vacunas. La investigación ha demostrado que las actividades complementarias, como un enfoque a corto plazo, pueden ayudar a abordar algunos de estos problemas, aumentar la inmunización y mejorar la resistencia a las enfermedades".

   Además, para la doctora el éxito de cualquier estrategia de administración de vacunas "no radica solo en una buena propagación geográfica, sino también en garantizar que el nivel de cobertura entre la población sea lo suficientemente alto como para detener la propagación de la enfermedad".

   Los investigadores ahora esperan, afirman, desarrollar su trabajo extendiéndose a otros países y realizar estudios adicionales que incorporen datos sobre el comportamiento de búsqueda de tratamiento, el tiempo de viaje a los centros de salud y la cobertura de la red de telefonía móvil. Esperan que esto pueda llevar al diseño e implementación de programas personalizados de administración de vacunas.