Publicado 13/06/2022 15:33

La nefrectomia parcial robótica permite extirpar tumores de hasta 7 centímetros

Sistema robótico da Vinci
Sistema robótico da Vinci - ABEX EXCELENCIA ROBÓTICA

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La nefrectomia parcial robótica permite extirpar tumores de hasta 7 centímetros, según han informado desde ABEX Excelencia Robótica con motivo de la celebración, el próximo 16 de junio, del Día Mundial del Cáncer de Riñón con el fin de visibilizar este tipo de tumor maligno poco frecuente.

Este tumor supone el 90-95 por ciento de los tumores renales malignos del adulto y representa solo el tres por ciento de la totalidad de los tumores malignos. Se trata de una patología poco común, pero muy agresiva, y hasta tres veces más frecuente en hombres que en mujeres, manifestándose a partir de los 50 años.

El principal factor de riesgo es el tabaco, aunque también influyen la obesidad y la hipertensión arterial. Es un tipo de cáncer que no da síntomas inicialmente por eso se diagnostica en etapas muy avanzadas.
De hecho, el diagnóstico surge normalmente de forma incidental tras la realización de pruebas de imagen por otro motivo (en más del 50% de los pacientes).

Precisamente gracias al aumento de este tipo de pruebas en los últimos años, se ha registrado una mayor incidencia detectándose la enfermedad en etapas tempranas, cuando la tasa de supervivencia es más elevada.

En función del estadio y la localización del cáncer, se puede proceder a una cirugía para extraer el riñón completo, conocida como nefrectomía radical, o a una cirugía para extraer solo la parte afectada por el cáncer con parte del tejido que rodea al riñón, denominada nefrectomía parcial.

Uno de los beneficios de la nefrectomía parcial es que el paciente conservará parte del riñón junto con su riñón no afectado. Esto puede ser crucial para pacientes diabéticos que tienen riesgo de insuficiencia renal. El abordaje de la nefrectomía parcial mediante cirugía robótica es una novedosa técnica quirúrgica indicada para el tratamiento de tumores renales iguales o menores de 7 centímetros.

Dado que se trata de una cirugía de gran complejidad, el sistema robótico da Vinci aporta grandes ventajas, sobre todo en el margen de maniobrabilidad del cirujano y en la precisión de la sutura. Además, utilizando el aumento tridimensional del sistema quirúrgico, los cirujanos pueden identificar con facilidad los tumores renales, así como el tejido sano, y eliminar solo la parte afectada mediante pequeñas incisiones.

Tras la extirpación del tumor, la cirugía robótica permite la sutura de forma más rápida y segura con una reducción del tiempo de isquemia (tiempo en que no llega flujo sanguíneo al riñón) lo que se traduce en un escaso daño de la función renal. Inmediatamente después, los cirujanos reconstruyen la porción restante de ese riñón.

"La cirugía robótica aporta al cáncer de riñón un menor sangrado, mayor precisión, menos estancia hospitalaria, pero además aporta un abordaje más cómodo y seguro en cuanto a la cirugía conservadora del riñón, facilitando la maniobra del cirujano", ha dicho el director de la Unidad Clínica de Urología-Nefrología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Rafael Medina.

Para el jefe del servicio de Urología del Hospital Puerta del Mar de Cádiz, José Luis Álvarez-Ossorio, la nefrectomía parcial es una cirugía en la que los tiempos son muy importantes y en la que estamos condicionados por el tiempo de isquemia. "La cirugía robótica facilita tanto la disección del tumor como la de la sutura reduciendo así los tiempos y facilitando la viabilidad de ese riñón conservado", ha añadido.

BENEFICIOS DE LA NEFRECTOMÍA RADICAL ROBÓTICA

En la gran mayoría de los pacientes, la extirpación del riñón supone la curación si el tumor no ha invadido otras estructuras. La cirugía robótica se realiza a través de pequeñas incisiones abdominales (5-10 mm) por las que se introducen una cámara y los brazos articulados robóticos.

El riñón se extrae por una incisión lo más pequeña posible, dependiendo del tamaño del mismo. Gracias a la maniobrabilidad y a la precisión que aporta el sistema robótico da Vinci es posible completar suturas vasculares de forma más rápida y segura y extirpar grandes masas renales que se encuentren adheridas a otras estructuras.

Con la cirugía robótica, tanto la nefrectomía robótica radical como la parcial, se disminuye el riesgo de complicaciones quirúrgicas y postoperatorias, ya que se realizan a través de pequeñas incisiones. En ambos tratamientos, el sistema quirúrgico permite al cirujano realizar la intervención sentado a los mandos de una consola desde donde dirige los brazos articulados robóticos.

Estos brazos tienen una capacidad de giro mayor que la mano humana lo que consigue una libertad total de movimientos y una cirugía más precisa. El tiempo de hospitalización también se ve reducido a 48 horas, así como el tiempo de recuperación de los pacientes, que se pueden incorporar antes a sus actividades cotidianas.

Contador

Más información