Actualizado 03/02/2012 15:56:30 +00:00 CET

Navarra.-Salud y Educación colaboran en un proyecto para enseñar a los profesores técnicas de reanimación cardiopulmonar

Un centenar de docentes se están formando en estas prácticas, con el fin de transmitirlas a los alumnos

PAMPLONA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un centenar de profesores de educación infantil, primaria y secundaria han comenzado una serie de seminarios sobre técnicas de reanimación cardiopulmonar en Pamplona, Tudela y Estella para formar a los alumnos y a la comunidad escolar donde trabajan en este tipo de prácticas que se han demostrado efectivas para aumentar la supervivencia de las personas que sufren un accidente cardiaco fuera de un hospital.

El proyecto ha sido presentado por la directora general de Salud, Cristina Ibarrola; el director general de Recursos Educativos, Iñigo Huarte, y el vicepresidente de la asociación promotora, 'El ABC que salva vidas', Diego Reyero.

Según ha expuesto Ibarrola, "a pesar de que España es uno de los países industrializados que tiene más baja incidencia de muerte súbita de origen cardíaco tenemos que poner todo nuestro empeño en mejor la atención en estos casos". "Supone la causa del fallecimiento del 50 por ciento de pacientes con cardiopatía isquémica", ha añadido.

Este proyecto ha sido impulsado de modo altruista por la asociación 'El ABC que salva vidas' en colaboración con el Departamento de Salud y la sección de Planes de Mejora e Innovación del Departamento de Educación. El pasado año se realizó una experiencia inicial en Aoiz, en la que participaron alumnos de 6º de Educación Primaria y de 4º de la ESO.

EN DOS PARTES

El seminario, realizado en los centros de apoyo al profesorado, consta de dos partes. En la primera, los profesores reciben un curso de reanimación cardiopulmonar básica y en la segunda se hace hincapié en aspectos de formación en las aulas y en la comunidad escolar. Tras estas dos sesiones, los profesores tienen a su disposición muñecos y materiales didácticos para realizar la actividad en sus aulas. En todo momento los profesores cuentan con el apoyo de sanitarios profesionales y los materiales de la página web de la asociación y disponen de documentación de apoyo tanto en euskera como en inglés y castellano.

Los cursos, organizados por los fundadores de la Asociación han sido dirigidos por profesionales sanitarios: en Pamplona Bernabé Fernández, médico de Urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), en Estella, José Roldan, médico de la unidad de cuidados intensivos del CHN y en Tudela Charo Elcuaz, médico del servicio de urgencias extra-hospitalaria.

En cada curso ha participado un director con al menos 5 instructores, dando la posibilidad de una mejor ratio de instructor por alumnado. En la última sesión, los profesores compartirán sus experiencias de la actividad en las escuelas. El objetivo último es dar continuidad a la actividad en la comunidad escolar todos los años.

CONTENIDO DE LOS CURSOS

Los cursos pretenden enseñar los siguientes conceptos: la cadena de supervivencia; la reanimación cardiopulmonar y manejo del atragantado, la posición lateral de seguridad y nociones básicas de actuación en casos de accidentes de tráfico.

Diversos estudios demuestran que la enseñanza de reanimación cardiopulmonar (RCP) a los 11-12 años (6º Primaria) es una etapa idónea de captar la atención y aprender una técnica que puede salvar vidas. La asociación recomienda que se realice esta actividad anualmente como mínimo a esta edad, aunque con la disponibilidad de los muñecos los profesores pueden ofrecer la misma a toda la comunidad escolar.

LA MUERTE SÚBITA

En España la incidencia de la muerta súbita de origen cardiaca (MSC) es de las más bajas de los países industrializados. Sin embargo, el 12% de las muertes en general ocurren de forma súbita. De éstas el 88% son de origen cardíaco. En pacientes con cardiopatía isquémica, es la causa más frecuente de fallecimiento (50%). La mayoría de las muertes súbitas de origen cardiaco ocurren fuera del hospital: aproximadamente el 75% ocurren en el domicilio y el testigo más frecuente es un familiar (frecuentemente un niño).

Actualmente las probabilidades de sobrevivir a una parada cardiorrespiratoria fuera de un hospital son muy bajas. La estrategia más efectiva para reducir la incidencia de la MSC y aumentar la supervivencia, incluye una identificación de los subgrupos de riesgo (pacientes con antecedentes de paro cardiaco tras un infarto de miocardio, pacientes con insuficiencia cardiaca, etc.) e intervenciones terapéuticas eficaces.

Programas comunitarios basados en una respuesta rápida de los servicios de emergencia y la enseñanza de la reanimación cardiopulmonar a nivel poblacional, han demostrado ser efectivos en aumentar la supervivencia de estos pacientes.