Navarra.- Una intervención de cesación tabáquica en enfermeras navarras consigue que el 40% deje de fumar

Actualizado 30/07/2012 12:52:10 CET
Una Joven Sostiene Un Cigarro
EUROPA PRESS

El programa ha sido diseñado por la investigadora de la Universidad de Navarra Agurtzane Mujika

PAMPLONA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una intervención de cesación tabáquica en enfermeras navarras, diseñada por la investigadora de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Navarra Agurtzane Mujika, ha conseguido que el 40 por ciento de estas profesionales abandone el hábito de fumar, frente a un 6,7 por ciento que lo han logrado sin el programa.

El estudio es fruto de una tesis doctoral que fue defendida en el King's College London de la Universidad de Londres, según ha informado la Universidad de Navarra, en la que destaca que "España se encuentra entre los países donde más se fuma en la Unión Europea".

Además, según la UN, la proporción de fumadores en los profesionales de enfermería, el colectivo sanitario más numeroso, en muchos estudios supera a la de los fumadores en la población general. Este hecho, unido a que como profesionales de la salud tienen los conocimientos, incluso en muchas ocasiones experiencia de primera mano de los efectos del tabaquismo, supone "una paradoja".

A pesar de la relevancia de este fenómeno, la Universidad de Navarra ha destacado que las investigaciones dirigidas a ello son "muy limitadas". Eso fue lo que condujo a la doctora Mujika a diseñar una intervención de cesación tabáquica, especialmente orientada a las necesidades detectadas en las enfermeras y que ha sido becada en dos ocasiones por el Gobierno de Navarra.

La doctora ha explicado que sus "esfuerzos científicos", dada la "relevancia" del fenómeno, "debían dirigirse a identificar acciones que ayudasen a las propias enfermeras a abandonar este hábito".

En cuanto al nivel de satisfacción de las enfermeras con el programa, la experta ha indicado que fue "alto", ya que "el modo de abordar el tabaquismo fue distinto". Así, ha expuesto que "no se trató sólo de un método prescriptivo donde debían seguir las indicaciones del terapeuta, sino que las propias enfermeras eran las protagonistas de las sesiones y, a través del diálogo y la reflexión sobre su hábito en un clima de confianza y sin ser juzgadas, es como consiguieron dejar de fumar".

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

El estudio se inició con una fase exploratoria, a través de cuestionarios y entrevistas personales con las enfermeras, donde se detectó que, entre los factores que influían en su hábito de fumar, se encontraban la adicción, la socialización, el estrés profesional y la rutina. Asimismo, las enfermeras que fuman actualmente y las que lo hacían en el pasado diferían en sus opiniones respecto a este fenómeno.

Los resultados de esta exploración sirvieron de base para el diseño de la intervención, que se llevó a cabo con profesionales de la Clínica Universidad de Navarra, y que consistió en cuatro sesiones individuales de un máximo de una hora en las que se hablaba acerca de su hábito, su día a día y de cómo vivían con ello.

Para la autora del estudio, "si estos resultados fueran replicados en estudios a mayor escala, podrían ser extensibles a otros profesionales de la salud y ámbitos sanitarios, lo que redundaría en una mejora de la salud de éstos en primer lugar, y potencialmente en la de sus pacientes".