La monitorización ambiental, clave en la erradicación mundial de la polio

Vacunación de la polio
OMS/HARANDANE DICKO - Archivo
Publicado 16/10/2018 7:44:31CET

   MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Debería usarse una monitorización ambiental sólida a medida que el mundo se acerca a la erradicación mundial de la poliomielitis, dicen investigadores de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, que estudiaron recientemente la epidemiología del brote de polio silencioso de 2013 en Rahat, Israel. El fuerte programa de vigilancia ambiental de Israel detectó la epidemia y permitió la rápida movilización de una vacuna antes de que ocurriera cualquier caso de parálisis flácida aguda.

   Sin embargo, los investigadores encontraron que una proporción sustancial de niños menores de 10 años probablemente se infectaron durante el brote. Debido a que estas infecciones no causaron parálisis, este tipo de brote se denomina "silencioso"; la transmisión silenciosa es preocupante porque puede llevar a casos paralíticos si no se detecta y no se controla.

   Según los investigadores, incluso cuando estamos al borde de la erradicación de la polio, se espera que la transmisión silenciosa de poliovirus derivados de vacunas y de tipo salvaje continúe de forma esporádica. "La vigilancia ambiental es particularmente útil para detectar la circulación silenciosa de la enfermedad", dice el primer autor, Andrew Brouwer, investigador en Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

   "Debido a que la poliomielitis paralítica solo ocurre en una pequeña fracción de las infecciones, y esa fracción se está reduciendo a medida que mejora la vacunación, la vigilancia estándar de los casos paralíticos no será lo suficientemente sensible como para desencadenar las respuestas rápidas y sólidas necesarias", señala.

   Para analizar el caso, Brouwer y sus colegas desarrollaron un método analítico para estimar las trayectorias epidémicas a partir de los datos de aguas residuales. "Más allá de la polio, la vigilancia ambiental de patógenos junto con nuestro método para estimar las curvas epidémicas es una poderosa herramienta de vigilancia de salud pública para mejorar nuestro control de las enfermedades infecciosas", concluye Brouwer.

Contador