Actualizado 07/10/2014 8:52:57 +00:00 CET

La mitad de reacciones adversas a fármacos en pacientes hospitalizados son evitables

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

La mitad de las reacciones adversas registradas en los hospitales por errores en la medicación son evitables, según ha asegurado el experto de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) Vicente Faus, durante un curso sobre aspectos prácticas de la seguridad del paciente en el uso de medicamentos con motivo del Congreso Nacional de esta entidad que se está celebrando en Málaga.

Dicho experto ha asegurado que la seguridad del paciente constituye un elemento clave de la asistencia sanitaria a la hora de valorar la calidad de la atención prestada, ya que los efectos secundarios y no deseados suponen una importante causa de mortalidad y morbilidad.

En este contexto, los farmacéuticos de hospital trabajan para facilitar la terapia "más eficaz, segura y cómoda", afirma Faus, ya que "ningún medicamento está exento de riesgo".

No obstante, para este experto se debe poner especial cuidado en aquellos que son de uso frecuente y cuyo empleo inadecuado puede provocar reacciones adversas graves. Este es el caso de los electrolitos concentrados, como el cloruro potasio, de manera que la sola administración por error de una ampolla sin diluir produce la muerte.

Otro grupo de fármacos peligroso por sus consecuencias es el grupo de bloqueantes neuromusculares, como los curarizantes. Asimismo, las bombas de medicación o la insulina también pueden producir errores muy graves.

Aunque cualquier paciente puede sufrir una reacción adversa a un fármaco, "hay determinados enfermos que son más vulnerables a tener reacciones inesperadas a la medicación, lo cual no significa que las sufran con más frecuencia, sino que las consecuencias son más graves", aclara el doctor Faus.

Se trata de pacientes más frágiles, como aquellos en estado crítico, ancianos o enfermos hospitalizados por una situación de urgencia. Además, están especialmente indefensos aquellos que no pueden comunicarse, bien porque están sedados, sufren deterioro neurológico o bien por la simple barrera del idioma.

A estos hay que unir otro grupo especialmente susceptible de sufrir reacciones adversas, como son los niños y recién nacidos. "Ellos son frágiles, apenas se comunican y a esto hay que unir una mayor complejidad de la farmacoterapia y una menor adecuación de los sistemas de utilización de medicamentos a su entorno", asegura este experto de la SEFH.

FARMACOVIGILANCIA PARA MEJORAR

En Farmacia Hospitalaria a la hora de evaluar los riesgos de los medicamentos se aplican metodologías muy experimentadas. El doctor Faus explica que la más desarrollada es el análisis modal de fallos y efectos (AMFE), "un sistema que permite estudiar un proceso con sus posibles fallos para priorizar medidas de mejora", añade.

Otro sistema es el análisis de causa raíz o ACR, el cual tiene mucha utilidad en el estudio de eventos graves, los denominados "sucesos centinela". Pero como indica este experto de la SEFH, "un aspecto muy importante para la detección y evaluación de riesgos es la comunicación anónima de errores de medicación, lo que nos permite conocer fallos en el sistema comunicados directamente por los profesionales y sin el cual no se concibe actualmente una política de seguridad del paciente".

En cualquier caso, para garantizar la seguridad del paciente en el uso de medicamentos hay una serie de medidas de primer orden: promover la comunicación entre profesionales, la precisión en la identificación del paciente, y garantizar la seguridad de los medicamentos de alto riesgo. Asimismo, la implantación de la historia digital, de la prescripción electrónica o de las smartpumps contribuye también a garantizar la seguridad de los procesos en los que participan.

Para leer más