Publicado 10/01/2022 14:03CET

Mejorar el ratio de enfermeras y pacientes es clave para mejorar la salud mental del colectivo, según Enfermero en Red

Una enfermera inyecta la vacuna contra el Covid-19, en el Hospital Infanta Sofía, a 30 de diciembre de 2021, en San Sebastián de los Reyes, Madrid, (España). La Comunidad de Madrid permite desde hoy inocular la vacuna contra el COVID-19 a los adultos de 4
Una enfermera inyecta la vacuna contra el Covid-19, en el Hospital Infanta Sofía, a 30 de diciembre de 2021, en San Sebastián de los Reyes, Madrid, (España). La Comunidad de Madrid permite desde hoy inocular la vacuna contra el COVID-19 a los adultos de 4 - Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

Pedro Soriano, enfermero de la Comunidad de Madrid y experto en comunicación del paciente digital, más conocido como Enfermero en Red en las redes sociales, ha explicado que la clave para la mejora de la salud mental de este colectivo radicaría, entre otras cosas, en la mejora de los ratios de enfermeras y pacientes, ya que actualmente se encuentra en 5 enfermeras por cada 1.000 habitantes mientras que en la UE es de casi 9 enfermeras por cada 1.000 habitantes.

Con motivo de la celebración, el próximo 13 de enero, del Día Mundial de la Depresión, recuerda que la situación actual de los profesionales sanitarios (largas jornada laborales, mayor carga asistencial por la Covid-19, la incertidumbre laboral, etc) ha pasado factura en su salud mental.

"Las enfermeras llevan mucho tiempo viviendo en una situación de precariedad laboral, con escasez de personal y contratos temporales que a veces sólo duran unos días y, si a todo esto, le sumamos el cansancio, la desesperanza y el estrés propio de la pandemia; unido al aumento de las agresiones al personal de enfermería, el colectivo ha llegado claramente a su límite", explica Enfermero en Red.

Soriano aboga también por "mejorar los circuitos de comunicación con nuestros gestores, a pesar de la brecha generacional, para elaborar protocolos seguros de atención a nuestros pacientes y obtener información fiable frente a la covid19, el reconocimiento de las especialidades con unas bolsas de contratación actualizadas y transparentes, que valoren nuestra experiencia, formación e investigación de manera justa".

Además, añade, "no debemos dejar de lado la formación en habilidades de comunicación afectiva y efectiva tanto en las redes sociales como fuera de ellas, y por supuesto, formación en el cuidado emocional de las enfermeras".

La formación sobre la COVID-19 en estos momentos es fundamental, actualizando la información según las nuevas variantes, reforzando las medidas de seguridad y garantizando las necesidades básicas del personal. "Los enfermeros y enfermeras tenemos que sentirnos seguros y que nos aseguren un buen descanso y una alimentación adecuada", concluye.

Contador