Publicado 20/01/2020 13:22:45 +01:00CET

¿Cómo mejorar la arquitectura de los hospitales para mejorar la recuperación de los pacientes?

Sala de estar para pacientes en la unidad psiquiátrica del Östra Hospital de Gotemburgo (Suecia)
Sala de estar para pacientes en la unidad psiquiátrica del Östra Hospital de Gotemburgo (Suecia) - LAURA CAMBRA RUFINO - Archivo

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), junto con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), han diseñado una herramienta, denominada 'QURAQ', que permite evaluar la calidad ambiental y funcional de las unidades de un hospital en funcionamiento. Así, permite identificar posibles actuaciones de mejora y ordenarlas según su coste, con el objetivo de mejorar la recuperación de los pacientes.

Existe evidencia científica que demuestra la influencia de la arquitectura en la salud de las personas. Por ejemplo, un estudio publicado en los años ochenta en la revista 'Science' demostró que los pacientes que tenían vistas a entornos vegetales desde su habitación del hospital permanecían menos tiempo ingresados y necesitaban menos analgésicos. Esta relación directa entre el diseño y los resultados obtenidos pone en evidencia no solo el potencial que tiene el diseño arquitectónico en la recuperación de pacientes, sino la repercusión económica que supone para las instituciones sanitarias.

La principal autora de este trabajo es Laura Cambra Rufino, investigadora de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, que se ha convertido en la primera persona en España que supera el programa de acreditación y certificación del 'diseño basado en evidencias' para la arquitectura sanitaria, un proceso que consiste en utilizar la investigación tanto para informar 'a priori' como para evaluar 'a posteriori' las decisiones de diseño de un hospital.

A pesar de que otros países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Noruega o Suecia ya utilizan mecanismos de evaluación de la arquitectura sanitaria para mejorar la calidad de los cuidados y la rentabilidad de sus infraestructuras sanitarias, en España "todavía no se tiene muy en cuenta esta certificación". "¿Hasta dónde se podría llegar si se incorporara este conocimiento a los hospitales españoles y los arquitectos afrontaran su responsabilidad social para con el sistema sanitario?", pregunta retóricamente Laura Cambra.