Publicado 02/03/2022 13:21

Los médicos rehabilitadores alertan de que cada vez atienden más patologías graves asociadas a la obesidad

Archivo - Sobrepeso, obesidad.
Archivo - Sobrepeso, obesidad. - CENTRO LAPAROSCÓPICO DOCTOR BALLESTA - Archivo

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los médicos rehabilitadores han alertado de que atienden a cada vez más personas que presentan discapacidad derivada de patologías relacionadas con la obesidad, tales como problemas cardíacos, accidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial, apnea del sueño, artrosis y problemas de movilidad por lesiones articulares y deformidades óseas.

En el contexto del Día del Mundial de la Obesidad, que se celebra este viernes, la doctora Marta Supervía, médica rehabilitadora y portavoz de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), ha dado a conocer que, tras múltiples sesiones y análisis de su trabajo, los miembros de la sociedad científica han "constatado este incremento constante año tras año de patologías asociadas a la obesidad".

De esta forma, la especialista ha subrayado que "el sobrepeso y la obesidad, en sus diferentes grados de afectación, se acompañan de discapacidad, por lo que el aumento en su prevalencia implica un aumento en la prevalencia de discapacidad y costes asociados".

Por todo ello, SERMEF ha creado un área específica sobre obesidad, el Grupo de Trabajo de Obesidad, para "dar respuesta efectiva y segura a las necesidades de atención rehabilitadora a las personas que padecen sobrepeso y obesidad en las diferentes áreas de rehabilitación, con el fin de obtener los mejores resultados en la recuperación y mejora da la función".

La Rehabilitación y Medicina Física es una área de la Medicina donde uno de los objetivos principales es minimizar la discapacidad, según recuerdan desde SERMEF. "Los médicos rehabilitadores tenemos un rol clave en el abordaje de estos pacientes, ya que, desde un punto de vista integral, pautamos un programa de rehabilitación integral adaptado a cada paciente con el objetivo de mejorar composición corporal y mejorar la función", sostienen.

"Uno de los pilares fundamentales de dichos programas de rehabilitación es el ejercicio, que será pautado de manera personalizada y adaptada a cada paciente tras una valoración integral", ha destacado la doctora Supervía.

La portavoz de SERMEF ha afirmado que "la obesidad es una enfermedad crónica prevenible que ha alcanzado magnitudes epidémicas, afectando a más de 650 millones de personas, constituyendo una grave amenaza de salud pública".

Además, añade que las restricciones de movilidad por la Covid-19, así como la limitación de actividades sociales, han implicado un aumento en la prevalencia de sobrepeso y obesidad. La principal causa a la que se atribuye este aumento de peso ha sido la combinación de mayor ingesta con menor práctica de actividad física.

GRUPO DE TRABAJO DE OBESIDAD

Según ha explicado Supervía, el Grupo de Trabajo de Obesidad de la SERMEF llevará a cabo las siguientes acciones: analizar la evolución de la nueva realidad epidemiológica de los pacientes de los servicios de rehabilitación con respecto a la obesidad; evaluar la concienciación de los profesionales sanitarios sobre la obesidad como patología; así como analizar el impacto funcional en cada uno de los perfiles de pacientes atendidos en las diferentes unidades de los servicios de rehabilitación (cardiovasculares, respiratorios, con funcionalidad motora disminuida) con obesidad.

También comparará su evolución en el proceso de rehabilitación en pacientes de peso normal y con sobrepeso; estudiará la asociación de capacidad funcional y de grasa visceral en cada uno de los perfiles de pacientes, además de la evolución de ambos parámetros y su posible correlación, y analizará también el impacto que los pacientes con obesidad suponen para el servicio, en comparación con pacientes sin obesidad (tiempo de recuperación, recursos consumidos).

Por último, analizará el impacto de la rehabilitación de los pacientes con obesidad en la evolución de las comorbilidades asociadas (farmacoterapia, valores bioquímicos, marcadores fisiopatológicos); y elaborará protocolos de actuación en función del perfil del paciente de forma interdisciplinar e integrada entre profesionales del nivel hospitalario y los equipos de atención primaria.