Los médicos de Atención Primaria "recelan" de acreditar casos de violencia de género: "No somos jueces ni policías"

Jornada sobre violencia de género en el 40º Congreso de SEMERGEN
SEMERGEN
Publicado 19/10/2018 19:02:37CET

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) ha señalado que la propuesta de algunos partidos políticos para que los médicos de familia puedan acreditar casos de violencia de género "crea un cierto recelo" entre los profesionales, ya que consideran que no son "jueces ni policías".

"En este tema hay que ser muy prudentes. Nuestra responsabilidad es intervenir de la forma más óptima para acoger, acompañar, recoger el relato de la mujer, asistir y derivar a la víctima a un servicio especializado si es necesario", explica el coordinador del Grupo de Trabajo de Sexología de SEMERGEN, Carlos San Martín Blanco.

En cualquier caso, asegura los médicos deberían "recoger y transmitir la información de forma escrupulosa", pero en ningún caso "pretender juzgar". "No somos jueces ni policías", ha manifestado San Martín Blanco durante la mesa 'Violencia de Género desde una perspectiva multidisciplinar', que se ha celebrado en el marco del 40º Congreso Nacional de SEMERGEN.

Por lo tanto, desde SEMERGEN se considera que esta es una medida que, si se pretende implementar, debería estar "bien planteada y acompañada de unos recursos básicos". "Sin duda, habría que dotarla de unos límites claros y basada en una intensificación de la formación de los médicos de Familia", expone San Martín, quien reclama que las administraciones "asuman el compromiso de la formación continua de los profesionales de forma inequívoca y responsable, cosa que hasta este momento resulta cuestionable".

El experto reconoce, no obstante, que la Atención Primaria juega "un papel esencial en todo lo relacionado con la violencia de género". "Es un nivel asistencial próximo, de asistencia frecuente y de cercanía con la paciente, lo que nos coloca en una posición asistencial privilegiada para generar confianza en las mujeres que están sufriendo violencia de género", afirma.

A pesar de esta circunstancia, lamenta que "la falta de tiempo es un hándicap" para atender a estas mujeres, pero es un problema "idéntico al que se puede tener al abordar cualquier otro problema sanitario". Por ello, resalta que "la formación es la clave, sobre todo en las actitudes del propio profesional hacia la violencia de género". "Si el profesional de Atención Primaria se siente formado y seguro, se atreverá a intervenir en estos casos y sabrá cómo hacerlo", ha asegurado.

Contador