Actualizado 06/05/2011 15:12 CET

Los médicos que apoyan el copago están "desesperados" por controlar la presión asistencial "de cualquier manera"

MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) asegura que los médicos que están a favor de implantar un sistema de copago son aquellos que están "tan desesperados" que "quieren controlar la demanda de cualquier manera".

Así justifica esta entidad los resultados de una encuesta presentada recientemente por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), que ha mostrado que hasta el 86 por ciento de estos facultativos apoyaría "algún sistema de copago" en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Sin embargo, lamenta la FADSP, con esta medida se pondrían "trabas a la accesibilidad" de los ciudadanos a las consultas, ya que "es más fácil penalizar la demanda que intentar resolver los problemas de oferta".

Además, apuntan que los estudios realizados sobre el impacto del copago señalan que es "incapaz de reducir la frecuentación innecesaria" y que, cuando lo hace, reduce tanto la demanda necesaria como la innecesaria, deteriorando la salud de la población.

"Los copagos tienen efecto sobre todo sobre las personas con pocos recursos y con mayores problemas de salud, que no acuden o retrasan las demandas de atención sanitaria incluso cuando son necesarias, siendo así un factor importante de inequidad", señala la propia Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este sentido, añaden, el asunto es "aún más grave" si se tiene en cuenta la situación actual de España, con más de cuatro millones de parados, por lo que el copago "podría tener unos efectos devastadores sobre el acceso a la atención sanitaria y sobre la salud de la población".