Actualizado 19/01/2011 12:32 CET

Médicos del 12 de Octubre resuelven una patología cardiaca grave en un bebé con un dispositivo empleado en adultos

recursos-bebé-
EP

El paciente, de diez meses, presentaba un estrechamiento de una arteria coronaria

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los doctores Alberto Mendoza y Agustín Albarrán, de Cardiología Infantil y Hemodinamia de adultos del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, junto a otros profesionales de sus respectivos equipos, han implantado con éxito un stent coronario a un bebé de diez meses, ha informado este miércoles el Gobierno regional.

El niño presentaba desde su nacimiento un estrechamiento de la válvula aórtica que se había tratado inicialmente mediante un cateterismo cardiaco y posteriormente con una cirugía de Ross --traslado de la válvula pulmonar sana a la válvula aórtica enferma y sustitución de la válvula pulmonar por un conducto-- pero en la evolución se le diagnosticó un estrechamiento en este conducto.

Así, para solucionar la obstrucción se decidió poner unos 'stents' en el conducto. Se trata de unos dispositivos metálicos que se introducen en las arterias para dilatar zonas de estrechamiento. Sin embargo, durante su implantación, el niño sufrió una isquemia coronaria --insuficiencia de riego sanguíneo al corazón-- que obligó a ponerle en asistencia circulatoria extracorpórea --un sistema que bombea la sangre desde fuera del cuerpo supliendo la función del corazón--.

Según los cardiólogos infantiles que intervinieron al paciente, parecía existir una obstrucción en una de las arterias coronarias, por lo que se solicitó la colaboración de la Unidad de Hemodinamia de adultos, ya que no es una complicación habitual en niños. En ese momento el problema coronario era muy complicado y la vida del bebé corría peligro.

La dificultad consistía en que no existen 'stents' diseñados para bebés, así que la única solución fue recurrir a uno de adulto. Además tampoco hay catéteres con las curvas adecuadas para implantar dichos 'stents' en las coronarias de niños pequeños. Tras tres horas utilizando diferentes catéteres se consiguió entrar en la coronaria que se había estrechado con uno diseñado para hacer angiografías en la arteria mamaria y dilatarla con el 'stent'.

En total, fueron necesarias alrededor de diez horas para concluir el procedimiento. En él participaron también profesionales de Cirugía Cardiaca Infantil, Intensivos Pediátricos y Anestesia y Reanimación Pediátrica, que fueron los encargados de poner al paciente en circulación extracorpórea y proporcionar el tiempo y estabilidad necesarios para un cateterismo de tanto tiempo de duración. En la actualidad el bebé evoluciona favorablemente.