Publicado 03/01/2022 16:54

La mayoría de los tratamientos de infertilidad sufrieron un retraso de hasta 60 días a causa de la pandemia

Archivo - La pérdida de la hormona placentaria, relacionada con cambios en el cerebro y el comportamiento social del bebé
Archivo - La pérdida de la hormona placentaria, relacionada con cambios en el cerebro y el comportamiento social del bebé - CLÍNICA MARGEN - Archivo

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio publicado por la revista 'Reproductive Biomedicine Online' analiza los efectos de las medidas de mitigación de la Covid-19 en el manejo de la infertilidad por las diferentes clínicas y concluye que la mayoría de los tratamientos para la fecundación 'in vitro' tuvieron un retraso promedio de 60 días.

Además, la encuesta, que se ha realizado sobre 43 países, informa de una falta de pautas para priorizar a los pacientes de clínicas de fertilidad que necesitan atención con mayor urgencia.

Realizado entre las principales clínicas de 43 países de Asia (13), África (3), Europa (17), América del Norte (3), Oceanía (2) y América del Sur (5), el estudio, escrito por un grupo de investigadores australianos, insiste en la necesidad de una puesta al día de los tratamientos, parados por la Covid-19.

Para el doctor Jan Tesarik, director de la clínica MARGen de Granada, "la lucha contrarreloj por asegurar la maternidad, recuperando el tiempo perdido a causa de la pandemia, será uno de los grandes desafíos de las clínicas de fertilidad en 2022".

"La vacunación debe lograr mitigar la pandemia en 2022 y esta nueva situación representa un gran desafío, tanto para los pacientes como para las clínicas de fertilidad. Éstas tendrán una gran responsabilidad a la hora de planificar sus intervenciones para evitar una pérdida irreversible de la fertilidad derivada del retraso del tratamiento adecuado", señala Tesarik.

En esta vuelta al ritmo normal, previo a la Covid-19, y la plena recuperación de las actividades de los tratamientos de infertilidad, las clínicas deberán analizar con mucha más atención cada caso individual para determinar las prioridades y poder resolver los casos más difíciles, a pesar del tiempo perdido.

Según el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza Tesarik, directores de la clínica MARGen de Granada, "ahora, más que nunca, será muy importante actuar utilizando para cada pareja un protocolo específico, a su medida, con el fin de optimizar los resultados y reducir al mínimo el tiempo y el número de intentos realizados antes de alcanzar el nacimiento del niño deseado".