Más del 80% de los pacientes con diplopía o visión doble recobra una visión normalizada tras la cirugía

Imagen del curso.
Imagen del curso. - IMO GRUPO MIRANZA
Publicado: lunes, 17 junio 2024 16:58

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Más del 80 por ciento de los pacientes con diplopía o visión doble que se someten a una cirugía ocular para alinear los ojos vuelven a ver con normalidad, así lo ha explicado el especialista en estrabismo, neuroftalmología y oftalmología pediátrica de IMO Grupo Miranza, en Barcelona, Josep Visa.

Durante el curso ‘Manejo de la Diplopía’, el experto ha señalado que los avances en cirugía permiten que la mayoría de los casos recuperen la ortotropía (ojos rectos), aunque la causa de la diplopía sea intracraneal.

Así, Visa ha subrayado que el estrabismo adquirido, es decir, aquel que no es congénito o infantil, puede estar relacionado con distintas causas. Si el estrabismo y, por tanto, la diplopía que comporta, están ligados a una parálisis de los músculos oculomotores, lo que afecta al 65 por ciento de los casos, la causa puede ser desde diabetes o hipertensión arterial, hasta un tumor, un aneurisma o esclerosis múltiple, entre otras.

En los casos de diplopía restrictiva, un 31 por ciento de los casos, la causa de la desviación ocular está provocada por mecanismos no neurológicos, secundarios a cirugía ocular, a miopía magna, a traumatismos orbitarios o a un problema de tiroides.

Por último, el 13 por ciento restante de los casos de diplopía puede responder a distintas causas, como descompensación de estrabismos infantiles o lesiones maculares y estrabismos de aparición en edad senil, entre otras.

Sobre todo ello han debatido cerca de 150 profesionales asistentes al curso ‘Manejo de la Diplopía’, organizado por IMO Grupo Miranza y coordinado por Josep Visa, junto a sus colegas de la clínica, las doctoras Ana Wert y Charlotte Wolley Dod (Barcelona) y el doctor Diego Celdrán (Madrid).

En el curso, los especialistas han tratado también sobre las consecuencias psicológicas de la diplopía, tanto por lo estético como por lo invalidante que resulta para las personas sufrir visión doble. Este problema ocular acarrea dificultades para leer, escribir, cocina y realizar otras actividades cotidianas, además de conducir, hacer deporte y socializar, destacan los expertos.

Por eso, la cirugía para alinear de nuevo los ojos y, en consecuencia, para solucionar la visión doble, "es una cirugía que realmente cambia vidas, por lo que es muy satisfactoria también para el cirujano", afirma Visa.

A diferencia del estrabismo adquirido, el congénito o infantil suele solucionarse con gafas u oclusión (parches) y no provoca visión doble. En función de sus características o evolución, puede contemplarse la necesidad de operar para volver a alinear los ojos, lo que puede llevarse a cabo desde los pocos meses de vida.