Publicado 30/08/2021 17:30CET

La malaria grave entre los niños africanos se reduce drásticamente mediante la vacunación y medicamentos preventivos

Archivo - Fontilles continúa la lucha contra la malaria en África pese a la pandemia de COVID-19 en cumplimiento de las recomendaciones de la OMS
Archivo - Fontilles continúa la lucha contra la malaria en África pese a la pandemia de COVID-19 en cumplimiento de las recomendaciones de la OMS - FONTILLES - Archivo

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo aleatorizado muestra que la malaria grave entre los niños africanos pequeños se redujo drásticamente mediante la vacunación estacional y la combinación de medicamentos preventivos. Concretamente, esta combinación reduce las hospitalizaciones de niños y las muertes por paludismo en aproximadamente un 70% en Burkina Faso y Mali en comparación con las intervenciones actuales.

El ensayo aleatorizado, que ha sido publicado en el 'New England Journal of Medicine', fue coordinado por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM) con sus socios Institut de Recherche en Sciences de la Santé, Burkina Faso, y el Centro de Investigación y Capacitación sobre Malaria, Universidad de Ciencia, Tecnología y Técnicas de Bamako, Malí.

El estudio siguió a casi 6.000 niños de entre 5 y 17 meses en Burkina Faso y Mali, dos países con una carga muy alta de paludismo. Después de tres años, la combinación de la administración estacional de antipalúdicos (conocida como quimioprevención estacional del paludismo/SMC) y la vacunación redujo los episodios clínicos de paludismo, los ingresos hospitalarios con paludismo grave definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las muertes por paludismo en aproximadamente un 70% en comparación con la quimioprevención del paludismo estacional.

Los investigadores dicen que este nuevo enfoque combinado tiene el potencial de prevenir la malaria en grandes partes de África donde los casos de malaria siguen siendo altos y donde la malaria se transmite estacionalmente, y que los resultados son evidencia importante para los tomadores de decisiones sobre el uso de vacunas contra la malaria.

La vacunación estacional con RTS, S/AS01 E también resultó ser tan eficaz como cuatro ciclos anuales de SMC para proteger contra la malaria clínica.

Después de casi dos décadas de progreso, la disminución de casos y muertes por malaria se ha estancado en los últimos años en varios países. Según el Informe mundial sobre el paludismo 2020 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hubo 229 millones de casos de paludismo y un estimado de 409.000 muertes por paludismo en 2019, y la mayoría ocurrió en niños menores de cinco años.

"El mundo ha hecho grandes avances en la lucha contra la malaria, pero el ritmo del progreso se ha desacelerado considerablemente en los últimos años. Necesitamos urgentemente nuevas intervenciones, especialmente en muchas partes del Sahel y el subsahel, donde la carga de la malaria sigue siendo muy alta", señala el profesor Brian Greenwood de LSHTM y miembro del equipo de investigación.

El SMC, que consiste en administrar medicamentos contra la malaria sulfadoxina-pirimetamina y amodiaquina a niños pequeños todos los meses durante la temporada de lluvias, es muy eficaz para prevenir la malaria. A pesar de esto, la malaria sigue siendo la principal causa de muerte e ingresos hospitalarios entre los más de 20 millones de niños menores de cinco años en la mayoría de las áreas donde SMC está ahora desplegado.

Un gran ensayo de fase 3 descubrió anteriormente que 3 dosis de la vacuna RTS, S/AS01E proporcionaron aproximadamente un 50% de protección durante un período de un año. Sin embargo, en los meses inmediatamente posteriores a la vacunación, la eficacia es mucho mayor, alrededor del 70%.

"Los resultados del ensayo fueron mucho más exitosos de lo que habíamos anticipado. Nuestro trabajo ha demostrado que un enfoque combinado que usa una vacuna contra la malaria estacionalmente, similar a cómo los países usan la vacuna contra la influenza, tiene el potencial de salvar millones de vidas jóvenes en el Sahel africano. Es importante destacar que no observamos ningún nuevo patrón preocupante de efectos secundarios", ha explicado el profesor Daniel Chandramohan de LSHTM y miembro del equipo de investigación.

Hubo alguna evidencia de que la eficacia de la intervención combinada contra la malaria clínica fue mayor en los pocos meses posteriores a la serie primaria de vacunación que después de las dosis de refuerzo, pero se observó eficacia en cada año del estudio.

"Damos la bienvenida a este uso innovador de una vacuna contra la malaria para prevenir enfermedades y muertes en áreas altamente estacionales en África. RTS, S es la primera vacuna contra la malaria que ya ha llegado a más de 740 000 niños a través de la vacunación infantil de rutina en Ghana, Kenia y Malawi en una implementación piloto histórica, a través de la cual se han administrado más de 2,1 millones de dosis de vacuna contra la malaria", ha señalado el doctor Pedro Alonso, Director del Programa Mundial contra la Malaria de la OMS.

"El nivel de aceptación de la vacuna por parte de las familias durante un período relativamente corto muestra una fuerte demanda comunitaria de la vacuna y la capacidad de los programas de vacunación infantil para administrarla", ha añadido.

Contador