Madrid.-UGT dice que Aguirre habla de asistencia sanitaria a parados para generar "alarma social" y "arañar votos" el 7J

Actualizado 04/06/2009 21:13:40 CET

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

UGT afirmó hoy que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pretende generar "alarma social" y responsabilizar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de la crisis económica "para arañar un puñado de votos en las elecciones europeas", al afirmar esta mañana que la Seguridad Social ha ordenado las bajas en la Sanidad madrileña de las personas que han cobrado el paro durante dos años y no figuran como cotizantes.

En declaraciones a Europa Press, el secretario de Políticas Sectoriales de UGT de Madrid, Juan Luis Martín, se mostró "indignado" por las declaraciones de Aguirre tras el Consejo de Gobierno de hoy y señaló que nadie se plantea una modificación de la Constitución, ya que en su artículo 41 "garantiza y recoge el derecho a la protección de la salud de todos los ciudadanos con principio de universalidad"

"La Constitución dice que los poderes públicos tienen la obligación de garantizar el derecho a salud con carácter gratuito y universidad, especialmente de personas en situación de desempleo o desamparo y no vincula este derecho a un contrato de trabajo", añadió.

Por ello, el portavoz de UGT afirmó que "no parece que tenga ningún sentido" y "no le consta" que el Gobierno central actúe de esta manera porque "está a favor de la protección precisamente a las personas más castigadas por la crisis".

Así, acusó al Gobierno regional de crear "incertidumbre y alarma social" y les retrató como "una banda de advenedizos en términos constitucionales en pleno siglo XXI, al ignorar que la Constitución española recoge estos derechos y garantías".

"No es la primera vez que en este país existen trabajadores con desempleo. En ningún caso hay antecedentes que un Gobierno autonómico plantee dudas sobre el derecho a recibir una prestación cuando lo necesite. Hemos vivido otras crisis", señaló Martín.

Además, en el caso de que llegara a plantearse algo similar, el sindicalista aseguró a Europa Press que, aparte de ser una cuestión "anticonstitucional", provocaría la ruptura inmediata de cualquier diálogo social y consenso.

Por último, volvió a arremeter contra la presidenta de la Comunidad de Madrid y la acusó de utilizar este argumento como una "maniobra indignante que intenta jugar con los sentimientos más primarios de la gente".