Madrid.- El Gregorio Marañón, único hospital en España acreditado para detectar alteraciones cromosómicas por radiación

Publicado 15/03/2019 13:15:52CET
HOSPITAL GREGORIO MARAÑÓN

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Gregorio Marañón es centro de referencia nacional para la asistencia sanitaria de personas que pudieran estar expuestas a radiaciones ionizantes como consecuencia de accidente nuclear o radiológico que se produjera en cualquier punto de España.

La radiación ionizante tiene efectos biológicos sobre las células que pueden ser detectados mediante el estudio de su material genético. El daño inducido en las células provoca la aparición de cromosomas con dos centrómeros (dicéntricos), ha informado el propio centro hospitalario.

La dosimetría biológica es el estudio de estas alteraciones con el propósito de establecer la exposición a la radiación, lo que permite detectar y estimar la dosis de exposición que ha sufrido una persona.

El análisis de dosimetría biológica se utiliza en el ámbito de la vigilancia sanitaria bien de los trabajadores expuestos a radiaciones ionizantes, así como en los casos de incidentes radiológicos que podrían afectar a lugares e individuos o a pacientes que siguen algún tratamiento o procedimiento médico que involucre el manejo de material radioactivo" ha explicado María Jesús Prieto, bióloga del Laboratorio de Dosimetría Biológica.

El equipo lo completan la también bióloga Mercedes Moreno y a Patricia Pola técnico de este laboratorio del Servicio de Oncología Radioterápica que dirige Miguel Ángel Lozano.

El estudio de dosimetría citogenética se hace mediante el análisis de muestras de sangre de las personas que se sospecha puedan estar afectadas por radiaciones ionizantes.

Esta técnica se realiza mediante el cultivo de linfocitos, un tejido fácil de obtener y considerado como uno de los más radiosensibles.

Este laboratorio del Servicio de Oncología Radioterápica del Marañón dispone desde el pasado mes de enero de la nueva versión de la acreditación de la Norma UNE-EN ISO/IEC 17025:2017, lo que supone que ha sido reevaluado respecto a la primera acreditación obtenida en el año 2013 por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación y Certificación) y que se le ha concedido este nuevo distintivo de calidad que supone no sólo evaluar al laboratorio sino la capacidad técnica de los profesionales que allí trabajan.