Actualizado 06/04/2010 12:25 CET

Madrid.- CERMI reclama la creación de un órgano de coordinación para la atención temprana de los minusválidos

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Comité de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid (CERMI Comunidad de Madrid) reclamó hoy a las autoridades sanitarias de la región la creación de un órgano único de coordinación en la administración sanitaria que intervenga en la atención temprana hacia el colectivo de personas con discapacidad que así lo precisen.

CERMI explicó que la Atención Temprana comprende el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de cero a seis años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos.

Estas intervenciones, indicaron, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar.

"Esta situación convierte a los padres en peregrinos porque van de organismo en organismo buscando soluciones, respuestas, compromiso y atención. Las consejerías de Sanidad, Educación y Servicios Sociales deben hacer frente a esta situación como una reclamación histórica del movimiento asociativo de personas con discapacidad y sus familias", precisó el comité.

Según CERMI, el objetivo principal de la Atención Temprana (AT) es que los niños que presentan problemas en su desarrollo o tengan riesgo de padecerlos reciban "todo aquello que desde la vertiente preventiva y asistencial pueda potenciar su capacidad de desarrollo y de bienestar, posibilitando, de la forma más completa, su integración en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal de ahora y de futuro".

Para el comité es necesario que este organismo único y coordinador trate de reducir los efectos de situación de discapacidad sobre el conjunto global del desarrollo del niño; optimice, en la medida de lo posible, el curso del desarrollo del niño e introduzca los mecanismos necesarios de compensación, de eliminación de barreras y adaptación a necesidades específicas.

Asimismo, el futuro organismo deberá evitar o reducir la aparición de efectos o déficit secundarios o asociados producidos por un trastorno o situación de alto riesgo; atender y cubrir las necesidades y demandas de la familia y el entorno en el que vive el niño y considerar al niño como sujeto activo de la intervención.

Con ello, en opinión del comité, se podría lograr "una Atención Temprana integral e integradora, constituida como derecho subjetivo del menor con discapacidad, dirigida a la población infantil que presenta problemas en su desarrollo o que tiene riesgo de manifestarlos, y encaminada a lograr un desarrollo motórico, cognitivo, lingüístico, afectivo y social lo más armónico posible".