Llega septiembre y con él el síndrome postvacacional: claves definitivas para superarlo

Síndrome postvacacional, vuelta a la rutina
CEDIDA / INSTITUTO CENTTA
Publicado 03/09/2018 13:29:15CET

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

El mes de septiembre ya está aquí y a la gran mayoría de la población ya se le han acabado las vacaciones estivales. Esto comporta que casi todos los trabajadores se reincorporarán al trabajo y a su rutina diaria previa al verano en los próximos días.

La vuelta a las ocupaciones anteriores conlleva, para algunas personas, ciertos síntomas que reciben el nombre habitual de síndrome postvacacional. Los médicos de Atención Primaria los suelen concretar en tristeza, aburrimiento, irritabilidad y ansiedad.

Sin embargo, los mismos expertos lo califican de "un estado de ánimo pasajero y breve que no requiere atención médica ni un tratamiento farmacológico, sino de un enfrentamiento a la realidad y de aceptación de la nueva situación".

En España, la consultora Adecco calcula que uno de cada tres trabajadores está sufriendo o sufrirá el síndrome al reincoporarse del verano. Del 63 por ciento restante, dice, una importante padece o padecerá un cuadro de fatiga o estrés que estará directamente vinculado a la incorrecta adaptación al orden y la rutina tras los días de verano, en los que apenas se tienen responsabilidades.

La Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFiCC) ha avisado, por su parte, de que las mujeres son más susceptibles de padecer la afección, puesto que son ellas las que se ocupan, de manera habitual, de funciones como cuidar a los hijos, llevar a cabo las tareas del hogar o hacer la compra.

De hecho, los datos del Instituto Nacional de Estadística, con datos del Eurostat, afirma que las mujeres españolas se ocupan más del cuidado y la educación de sus hijos y de las tareas del hogar que la media europea. Concretamente, son el 95 por ciento las mujeres españolas que se ocupan de sus hijos, mientras que a las tareas domésticas se dedican un 84 por ciento de ellas.

CÓMO AFRONTAR LA VUELTA

No obstante, pueden llevarse a cabo algunas acciones para afrontar la vuelta al trabajo, según propone la psicóloga del Instituto Centta María González.

- Prevención. La psicóloga subraya que es fundamental que la vuelta a la rutina se realice de manera progresiva, y adecuando los horarios de sueño y alimentación al horario habitual.

- Hacer un balance de lo positivo de las vacaciones y diseñar o planificar nuevos destinos para los próximos días libres. La psicóloga especifica que las escapadas de fin de semana son igualmente útiles para servir a este propósito.

- Valorar que si se puede disfrutar de vacaciones es porque se tiene un puesto de trabajo esperando.

- Marcarse objetivos realistas: en la primera semana pueden planificarse objetivos a corto plazo y fáciles de realizar para poder canalizar la energía hacia aquellos que parezcan más ambiciosos.

- Focalizarse en los aspectos positivos del trabajo. Siempre existen, detectarlos y potenciarlos ayudará en nuestro día a día.

- La vuelta a la rutina es un buen momento para detectar lo que se desea cambiar y corregirlo tanto en el ámbito laboral como en el personal, ya que haber pasado unos días fuera de la cotidianidad puede detectarse más rápido lo que no funciona e intentar modificarlo.

- Buscar el bienestar y la alegría en los pequeños detalles de la vida. Todo tiene sus aspectos positivos, pero hay que saber cómo detectarlos y trabajar sobre ellos para conseguir la realización personal y alejar a la frustración.

- Recuperar hábitos saludables. Si antes de las vacaciones se estaba en un proceso de pérdida de peso o gestión de la alimentación y de hacer deporte, igual que la vuelta al trabajo, la vuelta al proceso de consolidar nuevos hábitos de alimentación puede ser costoso de inicio.

Lo importante en este proceso es analizar qué situaciones de descontrol se han tenido durante las vacaciones y reflexionar sobre aquello que puede ayudar en las próximas.

La experta incide en que "el mejor momento para retomar una vida saludable es ahora. No importa lo mal, bien o regular que lo hayas hecho estas vacaciones. El cuerpo siempre vive en el presente y lo importante es qué vas a hacer hoy y mañana para retomar gradualmente tus anteriores hábitos".