Actualizado 23/02/2012 16:26 CET

Un total de 74 pacientes con arritmias malignas llevan implantados desfibriladores automáticos

Directora Gerente Área Salud  Luz De Los Mártires Consejero Nieto
EUROPA PRESS

LOGROÑO, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un total de 74 pacientes aquejados de arritmias malignas llevan implantados desfibriladores automáticos, que monitorizan el funcionamiento de su corazón y emiten descargas eléctricas en caso de arritmia. Los pacientes "hacen una vida normal", mientras el dispositivo evita abundantes "casos de muerte súbita" y un gran número de ingresos, según ha afirmado el consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto.

El consejero ha hacho estas declaraciones acompañado por la directora gerente del Área Salud, María Luz De Los Mártires. Nieto ha explicado que la implantación de los desfibriladores automáticos implantables (DAI) se inició a finales de 2009 en La Rioja y los 74 han tenido un coste de 1,5 millones de euros.

Estos aparatos "suprimen, mediante pulsos o descargas eléctricas", los ritmos rápidos (taquicardia) de características potencialmente peligrosas. Así, cuando el dispositivo detecta una fibrilación ventricular (arritmia cardiaca muy grave, con mucha frecuencia mortal si no se revierte a tiempo) emite una descarga en el ventrículo derecho, que normalmente devuelve al corazón a su ritmo normal.

Los DAI se implantan sólo a aquellos pacientes con "un alto riesgo de arritmias graves y muerte súbita". Por lo general, son personas que ya han padecido "algún episodio de arritmia ventricular grave; un infarto de miocardio; o una miocardiopatía dilatada y disfunción ventricular severa".

ENVÍO DE LOS DATOS

Según el comunicado del Gobierno de La Rioja, "el DAI vigila continuamente el ritmo cardiaco". Además, el dispositivo almacena toda la información sobre el funcionamiento de cada corazón.

Posteriormente, el DAI envía estos datos a otro dispositivo externo, mediante radiofrecuencia y de forma automatizada. Este segundo aparato, que el paciente "puede colocar en su mesilla de noche" por ejemplo, envía vía Internet los datos al hospital. De este modo, los cardiólogos del San Pedro pueden evaluar el funcionamiento del corazón, sin que el paciente tenga que salir de su casa.

IMPLANTACIÓN

El DAI se implanta con anestesia local debajo de la piel, en la zona pectoral. Para ello, se introducen uno o varios cables que conectan con el corazón a través de la vena subclavia. La implantación "no requiere cirugía a corazón abierto y la mayoría de los pacientes pueden irse a casa en 24 horas para volver gradualmente a sus actividades cotidianas".

El consejero también ha destacado que, hasta finales de 2009, en torno a 12 pacientes riojanos debían desplazase cada año a centros de fuera de la región para que se les implantase este dispositivo.

Cabe recordar que estos dispositivos fueron implantados a 11 pacientes 2009 en el hospital San Pedro; a 27 en 2010 y a 36 desfibriladores en 2011.