Actualizado 24/09/2012 13:11:47 +00:00 CET

Termina el verano sin incidencias para la salud ocasionadas por calor y con descenso de atenciones en Urgencias

Calor en Sevilla
EUROPA PRESS

LOGROÑO, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Sistema Público de Salud de La Rioja no ha registrado este verano incidencias graves, que hayan requerido una asistencia urgente, causadas por el calor. Así lo ha explicado esta mañana el consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, quien ha indicado que la principal afluencia de los ciudadanos a los servicios sanitarios se ha debido a casos relacionados por quemaduras solares o síncopes en personas mayores o sometidas a tratamiento vasodilatador o diurético.

Nieto, acompañado por el director general de Salud Pública y Consumo, José Miguel Acitores, ha evaluado así la coordinación y el seguimiento del Plan de Alerta, Prevención y Control de los efectos de la ola de calor sobre la salud de la población de La Rioja, activado este año del 1 de junio y el 15 de septiembre.

En palabras del consejero, este año la pauta generalizada en relación con los momentos de excesivo calor ha sido la normalidad, lo que parece indicar que la sociedad está cada vez mejor informada sobre la necesidad de mantener unas pautas razonables de protección ante las altas temperaturas.

De la misma manera, Nieto ha señalado que pese a que no se han registrado atenciones urgentes de patologías graves, en algún caso sí se ha precisado el ingreso hospitalario de pacientes ancianos incapacitados para regular la ingesta de líquidos, así como algún caso de deshidratación, resuelto tras un breve periodo de observación en Urgencias o mediante un ajuste de tratamiento.

BAJO RIESGO

A pesar de la ausencia de lluvias y el excesivo calor registrados algunos días en la región, especialmente durante la segunda quincena de agosto, en La Rioja, solamente se superaron las temperaturas umbral los días 18 y 19 de agosto.

El Plan de Alerta sobre los efectos de la ola de calor define como temperaturas umbrales para La Rioja 36º y 22º C (temperaturas que hay que rebasar simultáneamente en el día para estar en alerta).

Según los datos aportados por el Instituto de Meteorología, las temperaturas extremas máximas y mínimas observadas durante los meses de verano fueron de 38,30º C y 18,40º C en junio; de 39,30º C y 19,20º C, en julio; de 38,70º C y 22,20 º C, en agosto; y de 33,20º C y 15,90º C, en septiembre.

Durante este período de vigilancia se superaron las temperaturas umbrales los días 18 (38,70º C y 22,20º C) y 19 de agosto (36,30º C y 22,20º C), alcanzando el Nivel 1 (de bajo riesgo) de alerta del Sistema de Vigilancia.

ACTUACIONES E INFORMACIÓN A LA CIUDADANÍA

El principal objetivo del Plan de alerta, prevención y control de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud, establecido en La Rioja en el año 2012, consiste en la prevención de daños a la salud provocados por el exceso de calor.

Para alcanzar este objetivo durante el período de vigilancia se han realizado las siguientes actuaciones:

Información a la población sobre cómo protegerse, cómo cuidar a las personas de más riesgo y cómo evitar problemas en los colectivos más desprotegidos. Para ello se editaron y distribuyeron 25.000 folletos informativos para la población general y otros 10.000 para personas mayores que se enviaron a los centros recreativos, residencias de personas mayores, farmacias, hogares de personas mayores, centros de día y estancias diurnas entre otras.

Información a los profesionales sanitarios del Plan y del Protocolo de actuaciones de los Servicios Sanitarios ante una ola de calor. Este protocolo tiene como objetivo facilitar al profesional sanitario información de utilidad para la detección precoz, prevención y tratamiento de las personas que están en mayor riesgo ante una posible ola de calor.

Detección y control de los problemas de salud relacionados con el exceso de calor (calambres, deshidratación, insolación, golpe de calor), desde los servicios de urgencias hospitalarias y extrahospitalarias de la red sanitaria.

Seguimiento de las temperaturas de La Rioja a partir de la información de la predicción facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología: previsión con cinco días de antelación y observación diaria de las temperaturas.

RED DE VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA

Las temperaturas excesivamente elevadas son una amenaza de considerable magnitud para la salud pública. A ellas se asocian incrementos de la mortalidad y de las hospitalizaciones en los grupos más vulnerables (mayores de 65 años, lactantes y menores de 4 años, personas con enfermedades crónicas, etc).

El Plan de Alerta, Prevención y Control de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud, está integrado en la Red de Vigilancia Epidemiológica de La Rioja como sistema específico (Decreto 35/ 96, de 12 de Julio, de la Consejería de Salud, Consumo y Bienestar Social del Gobierno de La Rioja).

Además, existe una Comisión de seguimiento, creada mediante resolución 357/2006, para coordinar todas las actuaciones derivadas del plan durante el periodo de vigilancia.

MENOS URGENCIAS HOSPITALARIAS QUE EN 2011

La ausencia de incidentes graves relacionados con la ola de calor se ha visto también acompañada de una reducción generalizada de las asistencias prestadas por los servicios hospitalarios de Urgencias durante los meses julio y agosto.

Según ha indicado Nieto, en la temporada estival, los servicios de Urgencias del Hospital San Pedro y el Fundación Hospital Calahorra realizaron en estos dos meses 18.473 asistencias, frente a las 18.967 realizadas en el mismo periodo del año anterior. Ese medio millar menos de asistencias urgentes supone una reducción del 2,6 por ciento.

Calahorra registró un incremento del 4,6 por ciento (3.086 este año y 2.948 en 2011), mientras que en San Pedro se disminuyeron un 3,9 por ciento (16.019 asistencias en 2011, frente a 15.387 en 2012).