Publicado 22/11/2021 15:44CET

Javier García-Samaniego, coordinador de AEHVE: "España puede ser la guía para una Europa libre de hepatitis C"

Archivo - Hepatitis C treatment  Hepatitis C - sexually transmitted disease blood test and treatment
Archivo - Hepatitis C treatment Hepatitis C - sexually transmitted disease blood test and treatment - HAILSHADOW - Archivo

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El coordinador de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE), Javier García-Samaniego, ha subrayado que "España puede ser la guía para una Europa libre de hepatitis C", ya que "todos los indicadores de eliminación a nivel europeo sitúan a España como el primer país que alcanzaría el objetivo de eliminación de la enfermedad promulgado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para 2030".

Así se ha pronunciado el también jefe de la Sección de Hepatología del Hospital Universitario La Paz en la inauguración de la Cumbre 'Hepatitis B y C Public Policy Association', celebrada este lunes en el Congreso de los Diputados.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso del Congreso, Rosa Romero, ha hecho hincapié en el liderazgo español en esta cuestión. "Desde que en la OMS se marcaron los objetivos de 2030, España es uno de los países que mayor impulso ha dado con la aprobación del 'Plan Estrategico HEPATITIS C' en el Sistema Nacional de Salud en 2015", ha recordado, para reclacar que, desde entonces, España es uno de los países con menor prevalencia.

"No existe vacuna, pero los tratamientos están dando sus frutos. Desde que se puso el plan estratégico en marcha, se han tratado y curado con nuevos medicamentos mas de 150.000 personas en España, lo que nos sitúa en una condición privilegiada", ha señalado Romero. No obstante, ha puesto de manifiesto que "queda camino por recorrer", como, por ejemplo, avanzar en su detección y en el diagnóstico precoz, afectado este último por la pandemia.

Por su parte, Julia del Amo, directora del Plan Nacional sobre el Sida (PNS) del Ministerio de Sanidad, ha abundado en la importancia de la coordinación de las diferentes administraciones, Estado y CCAA, así como de los ayuntamientos, para hacer concienciación y promover la realización de tests entre los ciudadanos.

SACAR EL CRIBADO DE LOS HOSPITALES

Por su parte, el director del Plan Andaluz de Hepatitis Virales, Federico García, ha abogado por la necesidad de impulsar nuevas estrategias de cribado en hepatitis C, "que pasan por sacar el cribado de los hospitales". Tal y como ha proseguido, "hay muchos pacientes fuera de los hospitales que nunca van a ir al hospital, aunque podamos intentar que se acerquen a través de urgencias".

Así, ha recordado que la Covid ha traído experiencias sobre cómo realizar cribados fuera de los hospitales. "Podemos utilizar esto. Hay que salir a hacer el diagnóstico fuera. Debemos aprovechar estas oportunidades para cribar la hepatitis C de esta manera", ha asegurado.

Por su parte, la jefa de la Sección de Vigilancia Epidemiológica de la Dirección General de Salud Pública de la Región de Murcia, Ana María García Fulgueiras, ha afirmado que "los cribados son fundamentales para diagnosticar a asintomáticos". En este sentido, ha sugerido hacer estas pruebas a las personas de entre 50 y 70 años, es decir, nacidas antes de 1980, que nunca se han hecho un test.

En este sentido, para la jefa de Medicina Interna y Hepatología del Hospital Vall d'Hebron, María Buti, una población "clave" en la eliminación de hepatitis virales son los usuarios de drogas. "Es una población que normalmente no utiliza el sistema sanitario, por lo que debemos llamarlos con técnicas novedosas", ha apostillado Buti, para proponer hacer estos tests de cribado en farmacias, al igual que se ha hecho con los tests de diagnóstico de la Covid-19.

En cuanto a la monitorización durante el tratamiento, la experta opina que es "innecesario" testar a pacientes tratados, pues "ya se sabe que se curan en más del 95 por ciento de los casos". "Solo debemos testar de forma continuada a las personas vulnerables, ya que tienen un mayor riesgo de reinfección", ha subrayado.

Al respecto, García sostiene que, en las poblaciones vulnerables no solo hay que tratar, sino que, para ellos, también hay que "impulsar programas de disminución de daños". De otra manera, continúa, "esta gente vuelve a reinfectarse". "El control de estas poblaciones después del tratamiento es fundamental", ha insistido.

RETO SANITARIO, SOCIAL Y POLÍTICO

Por su parte, la presidenta del Congreso Meritxell Batet, ha recalcado la implicación de todos los diputados en la tarea de avanzar hacia el objetivo de la eliminación de estas enfermedades. "España tiene el honor de marcar el camino entre los países de nuestro entorno", ha remachado, para añadir que la eliminación de la hepatitis C es un reto sanitario, social y político.

"Es un reto sanitario, en cuanto que supone un problema de salud pública, y por ser causa de otras patologías hepáticas", ha explicado Batet. "Los tratamientos actuales, con una tasa de éxito que ronda el 98 por ciento, han abierto escenarios prometedores, que sin embargo se ven empañados por otros datos, como que entre 35-50 por ciento de las personas no son diagnosticadas, una situación agravada por la pandemia", ha explicado la presidenta de la cámara. En este sentido, ha defendido la necesidad de reforzar la Atención Primaria y "su vertiente de prevención y detección precoz de enfermedades".

Así, esta enfermedad también supone un reto social en la medida en que "son identificados como colectivos de riesgo las personas que viven en áreas con alta densidad de población y entornos socioeconómicos desfavorecidos". Por eso, prosigue, "las administraciones locales están llamadas a ejercer un importante liderazgo a través de iniciativas como el movimiento de 'Ciudades libres de hepatitis C'".

Por último, según Batet, se trata también de un reto "político e institucional", en relación a la importancia de "impulsar políticas públicas y de largo alcance ante estas enfermedades", ha concluido.

Contador