Actualizado 25/05/2011 15:46 CET

Un estudio avala la seguridad de reconstruir con grasa la mama de pacientes con cáncer

El 'Lipofilling' Podría Ser Seguro En Pacientes Operadas De Cáncer De Mama
YASEMEHAOLVIDADO/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID 25 (EUROPA PRESS)

El 'lipofilling', una técnica que consiste en utilizar grasa de otras partes del cuerpo parar arreglar defectos o asimetrías surgidas durante una reconstrucción mamaria, parece un procedimiento seguro para las pacientes con cáncer de mama. Así lo han señalado un trabajo realizado en Italia y publicado en 'Annals of Oncology'.

Hasta ahora, se carecía de evidencias que probaran o desmintieran si esta técnica podía ocasionar una recurrencia el cáncer de mama original en estas pacientes. Por ello, los cirujanos plásticos no podían aconsejar a sus pacientes con seguridad sobre los pros y los contras del 'lipofilling', a pesar de que se trata de un método que se utiliza desde hace unos 30 años.

Estos investigadores analizaron datos de 321 mujeres operadas de cáncer de mama primario en el Instituto Europeo de Oncología (IEO) en Milán entre 1997 y 2008 y de quienes se sometieron a esta técnica como parte de su reconstrucción mamaria. Estas mujeres fueron emparejadas con el doble de mujeres (642) que también se sometieron a cirugía por un cáncer de mama primario, pero sin 'lipofilling'.

Los investigadores siguieron a estas mujeres durante una media de 56 meses desde la cirugía y 26 meses a partir del 'lipofilling' y vieron que ocho mujeres del grupo que se sometió al 'lipofilling' y 19 del grupo de control tuvieron recurrencias locales de sus cánceres, una diferencia sin importancia estadística.

Cuando analizaron los datos para ver, específicamente, las recurrencias que se produjeron en mujeres con un cáncer no invasivo, descubrieron que había tres casos de recurrencia en el grupo de 'lipofilling' y ninguno en el grupo de control.

Esto fue estadísticamente significativo, pero pudo haber sido afectado por el pequeño número de participantes implicadas, en corto seguimiento y el hecho de que no hubo recurrencias en el grupo de control, a pesar de que anteriores investigaciones sugieren que podría haber una recurrencia media del 2 por ciento en este periodo de tiempo.

Según el profesor Jean Yves Petit, de la División de Cirugía Plástica del IEO de Milán, "esto indica que podría haber algún sesgo en la selección de mujeres con cáncer de mama no invasivo en el grupo de control".

"Hasta la fecha, sólo unos cuantos estudios se han centrado en las recurrencias del cáncer tras una intervención de 'lipofilling' y este es el primer estudio de control de casos que investiga la cuestión y la primera publicación que muestra la seguridad de este procedimiento", ha dicho.

"Nuestros resultados no encuentran diferencias en las recurrencias de las mujeres con 'lipofilling' y el grupo de control. Sin embargo, todavía es demasiado pronto en el seguimiento para llegar a conclusiones definitivas. Pedimos a otros equipos que trabajen en este campo que lleguen a sus propios resultados sobre las recurrencias tras el 'lipofilling' en el tratamiento de conservación de la mama", reclama.

Este estudio es importante porque otro trabajo experimental en el laboratorio ha demostrado que el tejido graso es capaz de producir factores de crecimiento que pueden disparar la multiplicación de las células cancerígenas. Este descubrimiento planteó la cuestión de si esto podría suceder también en humanos.

"El trabajo de otros investigadores ha demostrado que las secreciones del tejido graso trasplantado puede estimular la angiogénesis --es decir, la formación de nuevos vasos sanguíneos-- y el crecimiento celular", admite Petit.

"En el laboratorio, la interacción entre el tumor y las células estromales --las células del tejido conectivo que se encuentra en todos los órganos-- tienen el potencial para inducir la reaparición del cáncer", añade.

"Sin embargo, hasta ahora, falta investigación traslacional que pruebe si esto puede suceder en la clínica cuando el 'lipofilling' se usa con pacientes de cáncer. Nuestro estudio sugiere que este procedimiento es seguro para estas mujeres", concluye.