Investigan la aparición "de nuevo" de fibrilación auricular en pacientes con insuficiencia cardiaca

El CHUS lidera un estudio sobre la aparición de fibrilación auricular en pacient
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN SANITARIA DE SANTIAGO
Publicado 18/03/2019 12:40:13CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del IDIS (Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela) lideran un estudio prospectivo multicéntrico --con una financiación de 300.000 euros-- sobre la incidencia de la fibrilación auricular "de nuevo" en pacientes con insuficiencia cardiaca.

Se trata de un grupo que pertenece al Servicio de Cardiología del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela (CardioChus) y al Cibercv (Centro de Investigación en Rede das Enfermidades Cardiovasculares).

Según informa el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela en un comunicado, la fibrilación auricular (FA) representa un problema de "gran trascendencia" en pacientes con insuficiencia cardiaca (IC), ya que la presencia de una exacerba el curso de la otra.

Además, la existencia de FA en pacientes con IC se relaciona con una mayor tasa de mortalidad cardiovascular y mayor tasa de rehospitalización por insuficiencia cardiaca.

EL ESTUDIO

También se estima que en la actualidad entre un 30% y 40% de los pacientes con IC desarrollan FA, una prevalencia "sin duda infravalorada" debido a la escasa detección de la FA silente.

El estudio, que lidera el grupo CardioCHUS, tiene como objetivo principal determinar la incidencia de la fibrilación auricular "de nuevo", tanto en su forma silente como sintomática en pacientes con IC.

La investigación la coordina el jefe del Servizo de Cardioloxía del área sanitaria compostelana, el doctor González-Juanatey, en "estrecha colaboración" con el Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Salamanca y el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia.

REALIZACIÓN

Además de determinar la incidencia de FA, el estudio permitirá valorar el papel que juega ésta en la deterioración clínica en los pacientes con IC. Busca también identificar biomarcadores clínicos que permitan establecer escalas de riesgo de caída de función ventricular y riesgo tromboembólico.

Para su realización se tomarán datos epidemiológicos y clínicos, se harán estudios ecocardiográficos y un registro electrocardiográfico continuo mediante un holter implantable --dispositivo que recoge información sobre cómo funciona el corazón-- para evitar "falsos negativos" asociados a períodos paroxísticos.

Además, se realizará un seguimiento semestral de los pacientes durante tres años (2019-2021) y se tomarán muestras de sangre para la realización de los estudios bioquímicos y genéticos.