Publicado 01/06/2020 17:07CET

Investigadores suecos crean un método para administrar dosis más seguras de hidroxicloroquina en pacientes con lupus

Daño articular de la artritis reumatoide.
Daño articular de la artritis reumatoide. - CAMAZINE SCOTT - Archivo

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Uppsala y el Hospital de la Universidad de Uppsala (Suecia) han desarrollado un nuevo método para medir de una forma más segura los niveles de la medicación hidroxicloroquina en pacientes con lupus eritematoso sistémico (LES).

La hidroxicloroquina es un medicamento que, inicialmente, estaba dirigido para el tratamiento de la malaria, si bien también ha demostrado su eficacia con el LES y la artritis reumatoide (AR). No obstante, uno de sus principales inconvenientes es que presenta muchos efectos secundarios, los cueles podrían evitarse con un mejor ajuste de las dosis.

Para lograr el efecto protector contra los brotes en el LES y, al mismo tiempo, minimizar el riesgo de efectos secundarios, los investigadores de Uppsala han desarrollado un método que puede usarse en los sistemas sanitarios para medir los niveles de hidroxicloroquina en la sangre de los pacientes con LES. El método se basa en la espectrometría de masas de alta resolución y se ha utilizado en el Hospital de la Universidad de Uppsala desde diciembre de 2019.

Para analizar su utilidad los investigadores analizaron los datos disponibles sobre las mediciones de hidroxicloroquina, observando que los resultados de las mediciones en sangre completa, plasma y suero no eran comparables entre sí. "Se demostró que había diferencias importantes entre los diferentes informes, y parecía haber grandes diferencias individuales", han explicado.

Por esta razón, su equipo de investigación realizó un estudio junto al equipo de investigación en Reumatología que comparó los niveles de hidroxicloroquina en plasma, suero y sangre total en pacientes con LES, concluyendo que los niveles en sangre total eran aproximadamente el doble que en suero y plasma.

"Un resultado sorprendente, y una idea muy importante, fue que los niveles en sangre total para pacientes a los que se les recetó la misma dosis podrían diferir hasta 15 veces entre individuos. Esto indica una gran variación individual en la forma en que se metaboliza el medicamento", han añadido los expertos.

Un problema señalado por el estudio es que los servicios de información electrónica sobre medicamentos en Suecia (FASS) proporcionan concentraciones de hidroxicloroquina en plasma. Los investigadores juzgan que estos valores proporcionan una imagen inexacta e inapropiada para controlar los niveles de medicación en los pacientes.